Policía Foral alerta sobre las estafas con tarjetas de Google y Apple

Investiga una denuncia recogida en Alsasua por una estafa de 5.500 euros

PAMPLONA, 10 (EUROPA PRESS)

La Policía Foral, a través de la Brigada de Delitos Económicos y Contra el Patrimonio, investiga tres denuncias recogidas recientemente en las que se utilizan como medio de abono tarjetas prepago de Apple y Google.

El modus operandi se basa en engañar al empleado de un comercio o empresa para que realice una serie de pagos urgentes adquiriendo este tipo tarjetas, facilitando el código de activación a los delincuentes vía WhatsApp, ha explicado.

La Policía Foral ha alertado a todo establecimiento autorizado para la venta de este tipo de tarjetas que si una persona, que probablemente esté a la vez hablando por teléfono móvil, intenta comprar una cantidad importante de este tipo de tarjetas, es posible que esté inmersa en una estafa o extorsión. Ha recordado que desde julio de 2021 no pueden pagarse en efectivo operaciones con un importe igual o superior a 1.000 euros.

En el caso de que la persona manifieste que las tarjetas las compra por indicación de su jefe para pagar una multa de empresa, o cualquier otra razón que no sea para lo que están diseñadas las tarjetas (compras en las plataformas), se le puede indicar que compruebe la veracidad de los hechos llamando a sus jefes o encargados o que se pongan en contacto con la Brigada de Delitos Económicos y Contra el Patrimonio de Policía Foral (848- 426404) o con el Centro de Mando y Coordinación (948-20-29-20).

Recientemente se ha tenido conocimiento de una estafa de estas características por un montante de 5.500 euros, ocurrida en Alsasua. La víctima recibió una llamada de un hombre en el teléfono de la empresa en la que trabaja. El estafador le indicó que debía hablar con urgencia con su jefe, a lo que el trabajador le hizo saber que no se encontraba en esos momentos. Sin dejar de hablar con la víctima, el estafador le hizo creer que ya se había puesto en contacto con su jefe a través de otro teléfono, para indicarle instantes después que debía hacer urgentemente un pago para evitar una multa de entre 5.000 y 10.000 euros.

A la vez, el estafador simulaba hablar con su jefe, llamándole por su nombre y diciéndole que estuviera tranquilo, que ya había contactado con su trabajador y que iban a solucionar el problema. Posteriormente le invitó a coger todo el dinero que hubiese en la empresa y que fuera a comprar todas las tarjetas Google Play que pudiera.

El estafador en todo momento le indicó los pasos a dar: qué tarjetas comprar, qué aplicación descargarse para enviar el dinero, cómo darse de alta en la aplicación, etc. Paralelamente le pedía celeridad, que no hablase con nadie y que tuviera tranquilidad.

La Policía Foral ha destacado que, en casos similares, o de sospecha, hay que abstenerse de hacer ningún pago, informando a responsables o policía.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.