Las obras de restauración de la Casa del Ermitaño de Arce se licitan por 750.000 euros

PAMPLONA, 30 (EUROPA PRESS)

La Casa del Ermitaño, edificio auxiliar y dotacional del Palacio de Arce muy cerca de la iglesia de Santa María, va a ser rehabilitado el año entrante. La licitación de la obra por valor de 750.000 euros (IVA incluido) ya se encuentra publicada en el Portal de Licitación. Las empresas pueden presentar ofertas hasta el próximo 22 de enero.

La Casa del Ermitaño servirá como futuro punto de información y aseos de la zona de baño de Arce. El proyecto, dirigido por la Dirección General de Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, ha obtenido financiación de fondos REACT-EU en el marco de las ayudas FEDER NAVARRA 2014-2020.

Se trata de un inmueble arruinado que consta de dos partes. La casa principal es un espacio rectangular de planta contra terreno (semisótano) y planta baja, con cubierta a dos aguas. Y un edificio añadido, de también planta contra terreno (semisótano) y planta baja, con cubierta a un agua. Es un edifico de arquitectura popular, localizado en un punto estratégico: el acceso al aparcamiento de la zona de baño de Arce, debajo de la iglesia de Santa María, y cercano al palacio de Arce y a las excavaciones de las termas romanas. Por ello se perfila como un lugar perfecto para el enclave de un punto de información y servicios en la zona, según ha explicado el Ejecutivo foral en una nota.

Además, el departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos adjudicó en verano por 2,4 millones de euros las obras de rehabilitación del palacio con el propósito de recuperar este edificio, que albergará una cafetería, restaurante y salas de usos múltiples, como elemento de dinamización y desarrollo en esta zona del Pirineo.

La restauración del palacio, una estructura actualmente en situación de abandono, es una demanda histórica del valle, y el Ejecutivo foral ha promovido su recuperación como «una actuación tractora, dentro de una estrategia de desarrollo territorial sostenible y generación de actividad en zonas amenazadas por el fenómeno de la despoblación y en el marco del Plan de Itoiz», según ha señalado el director general de Proyectos Estratégicos, Rubén Goñi. La intervención iniciada este verano tiene prevista la finalización el 31 de diciembre de 2023 y recuperará la antigua estructura palaciega del edificio, así como su torre a cuatro aguas.

Tanto el palacio como la Casa del Ermitaño se encuentran dentro del entorno de protección de la iglesia de Santa María, declarada Bien de Interés Cultural. Es un inmueble que data de la primera mitad del siglo XVI, de traza gótica, compuesto por tres edificios, en forma de ‘U’, dispuestos en torno a un patio al que se abren ventanas geminadas, ojivales, conopiales y de medio punto.

El proyecto prevé rehabilitar las alas oeste y norte tras derruir el ala este, en estado ruinoso, cuyas piedras están siendo aprovechadas para la restauración actual. El palacio cuenta con dos plantas, más bajo cubierta, y la superficie construida total con esta actuación alcanzará los 544,75 m2 a los que hay que añadir 400 m2 de una plaza interior. El proyecto se financiará con fondos europeos REACT-EU.

Por otro lado, este otoño se han llevado a cabo obras de acondicionamiento para dotar de agua potable, saneamiento de aguas grises, electricidad e internet a la zona de baño de Angordoi y al punto de información de Nagore. La actuación terminará con la instalación de una fuente y alumbrado (luces LED PC ámbar para no afectar a insectos y otros animales).

Durante la temporada de verano, que se extendió del 17 de junio al 18 de septiembre, se contabilizaron un total de 26.807 vehículos en las playas de Angordoi y Arce, que forman un área recreativa en la cola del embalse de Aoiz y están incluidas en la Red de Zonas de Baño declaradas por el Instituto de Salud Pública y Laboral con una calidad de aguas óptima. Cuatro jóvenes de la zona, concretamente de Nagore, Orotz-Betelu, Uritz y Azparren, atendieron a quienes acudieron a ambas zonas de baño gracias a un proyecto financiado por la Dirección General de Proyectos Estratégicos.

El Valle de Arce ha participado igualmente en noviembre en un proceso participativo sobre el uso que se le puede dar a Zandueta en pro del desarrollo de la zona. El proceso denominado ‘Tres pasos / Hiru urrats’ debe colaborar a decidir el nuevo uso del espacio, que desde 1982 hasta la pasada primavera se dedicó a usos asistenciales.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.