La Policía Nacional detecta en Navarra varios casos de la ‘estafa del buen empleado’

El objetivo son empleados a los que persuaden para que paguen a cambio de que la empresa pueda seguir operando o no reciba multas

PAMPLONA, 23 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha recogido en los últimos días en Navarra diferentes denuncias de empresas y establecimientos hosteleros que habían recibido llamadas telefónicas en las que, haciéndose pasar por gestores o empresas de mensajería o servicios, les solicitaban una cantidad de dinero para evitar una multa o una sanción a la sociedad para la que trabajan.

El objetivo de los estafadores suele ser un empleado de la empresa con el que contactan por teléfono. Previamente, a través de diferentes técnicas (redes sociales, anuncios, noticias de prensa, datos obrantes en registros públicos) han recabado información del titular de la empresa. Son conocedores del nombre, de los diferentes negocios que tiene y de datos que le proporcionan al empleado para que este se fíe de la llamada.

Después, le piden que, con urgencia, ingrese una cantidad de dinero con la excusa de que, si no lo hace, la empresa para la que trabaja recibirá una multa o una sanción, ha explicado en una nota la Policía Nacional.

En otros casos alegan que se trata de un paquete donde la empresa tiene que recibir unos sobres para la renovación de la licencia del local y que, en caso de no pagar, el establecimiento tendría que cerrar y además abonar una multa que ascendería a más de 10.000 euros.

El empleado, que cree actuar por el bien de su empresa, paga utilizando bien dinero de la entidad o bien dinero propio, llegando a producirse ingresos de más de tres mil euros.

Si no, le ofrecen la posibilidad de realizar los pagos a través de diferentes tarjetas o de aplicaciones que permiten el envío del dinero.

En ocasiones, los estafadores emplean técnicas para evitar que el empleado contacte con el jefe y compruebe la veracidad de la llamada. Mientras la empresa que dice reclamar el cargo llama a su teléfono móvil, otro integrante de la trama telefonea al fijo del trabajo haciéndose pasar por la entidad que impondrá la multa. Así, ocupan las vías telefónicas impidiendo las comprobaciones.

Los delincuentes dan un plazo muy breve de tiempo para abonar lo debido, con lo que buscan que la víctima actúe movida por el nerviosismo y la premura y pague rápidamente.

Los criminales suelen ofrecer a las víctimas números de cuenta usurpados a terceras personas o lo alojan en entidades virtuales que operan fuera de Europa, siendo el rastreo y la invitación tremendamente dificultosos.

RECOMENDACIONES

Ante este tipo de hechos, desde Policía Nacional se recomienda que comerciantes y hosteleros estén alerta y desconfíen de llamadas de estas características.

Es fundamental que la información de este tipo de modus operandi llegue a todos los empleados para que sean conocedores de la existencia de este tipo de procedimientos.

Dude de aquellas que denotan «cierto grado de urgencia» por parte del interlocutor en el pedido de información personal o solicitando abonos o transferencias de dinero.

Ante esta situación, se recomienda cortar la llamada y comunicarse directamente con los responsables de su empresa o bien contactar a través de los números oficiales de Atención al Cliente de la empresa que demanda el pago, evitando dar datos de carácter personal.

Por último, en caso de duda o de ser víctima de un intento de este tipo de acto delictivo, contacte inmediatamente con la Policía Nacional a través del teléfono 091.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.