¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una carrera?

A la hora de elegir una carrera lo que prima es el deseo de ejercer dicha profesión, ya que a fin de cuentas es lo que se llevará a cabo por mucho tiempo y si no se está completamente seguro, se lo termina padeciendo. Por lo tanto, se debe poner pasión en cada cosa que se hace, incluso en el estudio y el trabajo.

Elegir la carrera que permitirá ejercer el trabajo que se realizará por el resto de la vida es algo difícil a los 19 años de edad, por lo tanto, lo más importante en esta instancia, como en todas las demás de la vida, es saber escuchar a lo que uno siente desde las entrañas.

Precisamente, muchas veces es el corazón el que habla, la pasión, pero el intelecto dice que no, que no es viable y que finalmente esa idea nos llevará al rotundo fracaso, pero a decir verdad, cuando algo así ocurre, lo ideal es pararse a pensar, por al menos un segundo, acerca del paso que vamos a dar en la vida. Pues en definitiva lo más importante es preguntarse si después de todo lo más importante no es hacer lo que verdaderamente anhelamos.

Por ejemplo, estudiar diseño gráfico resulta ser una excelente idea, pero si es lo que verdaderamente se desea. Seguir un estudio de grado a partir del deseo de los padres o de otros a la larga estará destinado al rotundo fracaso. Lo ideal es saber qué es lo que se desea ser sin tener miedo a equivocarse, ya que en caso de que eso ocurra, se deberá parar y barajar de nuevo.

Nunca es tarde para cumplir los sueños, mientras uno esté en este mundo siempre se debe escuchar lo que el deseo más profundo, ese por el cual respiramos en cada instante de nuestra existencia. En definitiva la vida es eso, es ir a por ello, por aquello que nos hace vibrar de pies a cabeza.

Ciertamente, todos los miedos del mundo aparecerán frente a un gran desafío, pero siempre se deberá confiar en uno mismo y en quienes nos rodean, ya que siempre es posible superarse a sí mismo sin importar cuán grande es la meta a alcanzar. Solamente es necesario proponérselo, plantearse un desafío e intentar cumplirlo, pues ese es el único camino para comenzar a construir el éxito en nuestras vidas.

Nunca nadie nos dio que el único éxito verdadero es haber encontrado la paz en lo que somos y perseguir un sueño puede ser abrumador y desequilibrar al ser más sereno, pero en cuanto se alcanza, un baño de esplendor y de liviandad hace que el ser humano sienta lo que significa volar, sin haber despegado un ápice del suelo.

Las fronteras solamente existen en la cabeza, en la manera de representar al mundo, ya que todo es imposible hasta que se lo intenta y se lo cambia entonces la palabra correcta para definirlo es posible.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.