UPN propone un modelo fiscal en el que «los navarros no paguen más impuestos que el resto» y que «genere prosperidad»

Propone una deflactación «progresiva» del IRPF, bajar el impuesto de sociedades al 24% y bonificar al 100% el del patrimonio

PAMPLONA, 28 (EUROPA PRESS)

El candidato de UPN a la Presidencia del Gobierno de Navarra, Javier Esparza, ha presentado la propuesta de «nuevo modelo fiscal» de su formación para «atraer calidad de vida, prosperidad y empleo», para que los navarros «no paguen más impuestos que el resto» y para que la Comunidad foral «vuelva a ser atractiva» para la inversión y el empleo y tenga «los mejores servicios públicos».

En una rueda de prensa, en la que ha presentado las propuestas del partido regionalista en materia de fiscalidad, Esparza ha afirmado que es un modelo que UPN «ha tenido desde siempre» y que «ha funcionado en otros momentos de la historia de Navarra», creando «pleno empleo» y haciendo que fuera una comunidad «líder».

Ha lamentado que «desgraciadamente se desmanteló» y ha considerado que la actual política fiscal del Gobierno de Chivite «de la mano de EH Bildu» no ha conseguido «generar riqueza y actividad económica» y la prestación de servicios públicos «de calidad». Ha acusado al PSN y EH Bildu de utilizar la autonomía fiscal para «empobrecer» Navarra. «Bildu ha impuesto su modelo fiscal y el PSN, que la pasada legislatura lo criticaba, lo ha mantenido e incluso lo ha impulsado», ha reprochado.

Esparza ha asegurado que Navarra tiene «la presión fiscal más alta de la historia» de la Comunidad foral, con un «23,42%; nunca antes hemos pagado tantos impuestos como pagamos ahora». Todo ello con un presupuesto «récord» en 2022, con «803 millones por encima de lo previsto» debido a la «inflación». «Ya está bien de hacer caja a costa de la gente, hace falta un cambio de rumbo evidente», ha defendido.

Ha recordado los últimos datos de la EPA, en la que Navarra «ha pasado de ser la comunidad con menos paro a la novena». Además, ha señalado que el balance entre empresas que se instalan y se van de Navarra «es negativo» y ha destacado que la Comunidad foral ha recibido «el 0,97% de toda la inversión extranjera que ha llegado a nuestro país, cuando representa el 1,7%», un «40% menos de lo que tendría que haber llegado», ha afirmado. En cuanto a los datos del PIB, ha señalado que en Navarra «crece un 2,4 y en España un 3,8%».

De la misma manera, ha señalado que, en la prestación de servicios, la percepción de la sanidad pública por parte de los navarros «ha pasado de ser la más valorada de España a la séptima», las listas de espera son «las más altas de la historia», la Atención Primaria está «desmantelada» y «faltan profesionales sanitarios».

Asimismo, ha criticado que «somos la comunidad en la que menos se ha reducido la tasa de pobreza», un 0,2% frente al 1,8% nacional. Ha considerado un «fracaso» la renta garantizada «porque consolida la exclusión y la pobreza», al igual que las iniciativas en materia de vivienda, con «más de 15.000 personas esperando una VPO».

DEFLACTACIÓN DEL IRPF Y BONIFICACIÓN AL 100% EN PATRIMONIO

Así las cosas, el candidato de UPN ha propuesto un «cambio de modelo» en el que «ningún navarro pague más impuestos que el resto de españoles», que cree un «marco fiscal favorable para la actividad económica, productiva y creación de empleo» que «nos dé una mayor base impositiva para obtener recursos con los que financiar unos recursos de calidad».

Así, UPN plantea reducir la tributación en el IRPF y ampliar el número de tramos en las escalas «más bajas», una deflactación «progresiva» del IRPF, recuperar el sistema de reducciones para los mínimos personales y familiares, aumentar los mínimos familiares y declarar exentas las prestaciones por maternidad y paternidad. Además, propone aumentar a 150 euros las ayudas a familias con hijos menores de 3 años, ayudas a las familias numerosas y la exención de las prestaciones de incapacidad permanente.

Otras medidas pasan por recuperar la reducción del 40% de los rendimientos netos de arrendamiento de vivienda, aumentar la deducción por alquiler para jóvenes y familias numerosas, recuperar el 0,8% de las herencias y donaciones y una bonificación «al 100%» del impuesto al patrimonio.

En cuanto a las empresas, Javier Esparza ha planteado la bajada del impuesto de sociedades al 24%, con un tipo del 22% para las pequeñas empresas, y la reducción de los tipos mínimos de tributación de este impuesto. También ha propuesto aumentar los porcentajes de deducción para los autónomos y los gastos deducibles, una reducción de hasta el 70% para el emprendimiento y un tipo del 10% en los primeros años de actividad, así como beneficios fiscales para personas o entidades que inviertan en actividades emprendedoras y proyectos de I+D.

Otras medidas son la modificación del régimen de trabajadores desplazados para «atraer y retener talento» e incentivos a profesionales que presten servicios públicos en zonas rurales y a las actividades de las zonas «especialmente despobladas».

Preguntado por el impacto económico que tendrían estas medidas, Javier Esparza ha opinado que «vamos a recaudar más». «Generamos más actividad y empleo y, por tanto, generamos más recaudación; justamente lo contrario de lo que algunos piensan», ha afirmado.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.