Técnicas de Igualdad de entidades locales piden recursos presupuestarios «estables» y consolidar los puestos de trabajo

PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS)

Una representación de la Red de Técnicas de Igualdad de Entidades Locales ha solicitado al Parlamento de Navarra, entre otras reivindicaciones, que se les asignen «recursos presupuestarios estables que no dependan de subvenciones anuales», y consolidar los puestos de trabajo, ya que el colectivo tiene una «alta temporalidad».

«Contamos con una financiación muy limitada, muy dependiente de subvenciones, muy asociada a proyectos que duran un año y quién sabe para el siguiente, y esto en épocas de crisis genera mucha incertidumbre en cómo desarrollar trabajos a largo plazo y hacer cosas sostenibles en el tiempo», ha afirmado este miércoles la representante de la red Vanesa Eguiluz durante su intervención en una sesión de trabajo parlamentaria donde ha comparecido junto a Ariane Etxeberria y Eider Pérez.

Eguiluz ha reivindicado la necesidad de realizar una evaluación y seguimiento de las políticas de igualdad en las entidades locales y de contar con una herramienta «que facilite que desde este Parlamento y desde las entidades locales sepamos cómo se está implementando» la ley y «qué impacto está teniendo». Entre otras propuestas, ha apostado por «evaluar los efectos de las políticas cortoplacistas o compensatorias para ayuntamientos sin técnica», y ha considerado «importante» que el Gobierno de Navarra «lidere el cumplimiento de la normativa de igualdad en las entidades locales».

Entre los aspectos «desfavorables» que afronta el colectivo, Eguiluz ha destacado la «alta temporalidad», ya que más del 80% de los contratos son «inestables» y el nivel de contratación en Navarra es B, cuando «en el resto de comunidades y municipios cercanos están insertas en un nivel A».

Además, ha apuntado que «dependemos de ritmos administrativos que no son los propios de un proyecto lógico» y ha remarcado que «se ofrece asistencia técnica gratuita a las entidades locales que carecen de técnica, lo cual «incide en que muchos ayuntamientos con técnica se planteen la necesidad de tenerla si ya tienen asistencia técnica gratuita» desde la Federación Navarra de Municipios y Concejos. Por otro lado, ha criticado que están evidenciando una «impunidad» ante el incumplimiento de la ley de Igualdad, ya que «en ocasiones no se cumple y no pasa nada».

También ha advertido de «una pérdida de puestos ya consolidados» y de un «aislamiento en las entidades locales», así como de un «trabajo en soledad, muy alejadas del trabajo de otras áreas que podrían darnos acceso a otro tipo de redes». Asimismo, ha mencionado una «intervención geográfica muy dispersa», ya que «el 44% de las técnicas trabajan con más de una localidad». «Esto se hace muy complejo porque las localidades son muy diversas, con necesidades diferentes, y muy dispersas territorialmente, lo que hace muy difícil movilizarse» ha explicado.

Por su parte, Pérez ha explicado que los objetivos de las técnicas son desarrollar políticas de igualdad y «poner fin a discriminaciones entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida». Entre sus funciones se encuentran diseñar la planificación del área de Igualdad de las entidades locales a través de planes de igualdad municipales (tanto internos dentro del propio ayuntamiento como los orientados a la sensibilización y formación de la ciudadanía); asesorar a otras áreas municipales; coordinar, evaluar y mejorar los programas de trabajo propios y compartidos; formar a otros grupos de interés, como asociaciones de mujeres, movimiento feminista y otros agentes; y establecer canales de coordinación. Sin embargo, ha matizado que entre sus actuaciones «no se incluye la atención directa a mujeres víctimas de violencia machista».

Por su parte, Ariane Etxeberria ha destacado que los ámbitos donde más «resistencias» encuentran son el personal técnico de los propios ayuntamientos, el personal político, personal de dirección y ciudadanía. En cuanto a los problemas de salud laboral del colectivo, Etxeberria ha citado la «autoexigencia para demostrar el valor que tiene nuestro trabajo, la soledad, la resistencia al cambio entre el personal municipal, la inestabilidad laboral y la falta de información sobre qué va a pasar con nuestros puestos y áreas de Igualdad de cara al futuro». También ha mencionado la «falta de definición de estrategias de igualdad por parte de personal político y técnico, y la falta de reconocimiento y valoración profesional del trabajo en materia de igualdad».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.