Se incorporan 58 profesionales al proyecto AUNA, que dará atención integral de 7.000 personas perceptoras de Renta Básica e IMV

El proyecto se va a implementar en las áreas de servicios sociales de Estella, Tafalla y Tudela y en las zonas básicas de Alsasua, Burlata, Villava, Huarte y Pamplona (Rochapea)

La consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Carmen Maeztu ha recibido este lunes al equipo de 58 personas que gestionará en Navarra el proyecto AUNA, dedicado a prestar atención integral a 7.000 personas que perciben la Renta Garantizada (RG) que se complementa con el Ingreso Mínimo Vital (IMV) y guiarlas hacia el empleo.

AUNA es un proyecto piloto del Gobierno de Navarra por el que se avanzará en una tramitación más ágil de la Renta Garantizada y el Ingreso Mínimo Vital, prestaciones complementadas con una atención social especializada para las personas que lo precisan, estimado en un número de entre 7.000 y 8.000 personas. El proyecto cuenta con la financiación de los fondos europeos, a través del del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El proyecto se va a implementar en las áreas de servicios sociales de Estella, Tafalla y Tudela y en las zonas básicas de Alsasua, Burlata, Villava, Huarte y Pamplona (Rochapea).

El desarrollo de AUNA abarca tres áreas de trabajo: la gestación integrada de prestaciones mediante nuevas unidades de tramitación, que establecerá un triaje para determinar las personas que necesitan un nivel de atención integral especializada; la atención integrada de servicios sociales y de empleo en los casos que requieren apoyos complejos y que aplicará en una muestra piloto de 600 personas. En último término, se trabajará la atención integrada para acceder al empleo con apoyo de las empresas, mediante la implicación de la Confederación Empresarial de Navarra (CEN) y empresas navarras que oferten puestos de trabajo. De este modo, se ajustará la formación y los procesos de acompañamiento a las oportunidades de empleo disponibles.

PERSONAL DEL PROYECTO

Para acometer el proyecto, que se enmarca en Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Estado, se ha contratado a 58 profesionales. La selección del personal se ha encomendado a la Fundación Gizain, en su mayoría, y el resto procede de un convenio de colaboración suscrito con las entidades locales.

En concreto, a través de la Fundación Gizain los procesos públicos de selección han captado a un total de 47 personas: dirección técnica, responsable de administración, 5 profesionales de Trabajo Social, 12 de administración, 12 de gestión social y 16 personas que gestoras de empleo.

A través de un convenio con las entidades locales se han contratado a una persona coordinadora en la Mancomunidad de Servicios Sociales de Allo y una responsable técnica para la Mancomunidad de Servicios Sociales de Alsasua. Para prestar servicio en las unidades de barrio del Ayuntamiento de Pamplona se incorporan 3 personas administrativas, 4 profesionales de gestión social y 1 de coordinación del proyecto, ha informado el Ejecutivo.

Asimismo, se está ultimando la firma de un convenio con la CEN, por el que la entidad contratará a dos personas que trabajarán en la incorporación laboral de las personas protagonistas del proyecto.

Por ubicaciones, el reparto de profesionales en el territorio foral, el equipo técnico para la Comarca de Pamplona (Burlada, Villava y Huarte) y Alsasua trabajará en una oficina alquilada en Burlada. En el barrio pamplonés de Rochapea se instalará otra oficina; otra en un local alquilado en Estella; otra en Tafalla y un último equipo que prestará atención desde el Centro de Servicios Sociales de Tudela.

AYUDA PARA ENCONTRAR TRABAJO

En la recepción al equipo de 58 profesionales, la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha destacado cómo el proyecto AUNA, se dirige a las personas que perceptoras de Renta Garantizada e Ingreso Mínimo Vital «para mejorar sus competencias profesionales y ayudarles a encontrar un empleo». «Entre los servicios sociales y Empleo vamos a ayudar a estas personas, volcado en la inserción laboral, que es fundamental en la inclusión social», ha añadido.

La responsable de Derechos Sociales ha estado acompañada por el director general de Inclusión Social y Cooperación, Andrés Carbonero, y por la directora gerente del Servicio Navarro de Empleo, Miriam Martón. En su intervención, Maeztu ha repasado las líneas maestras del proyecto, que buscan un equilibrio entre el bienestar, la seguridad y la autonomía persona, en el que «se potencian el consenso entre las consideraciones de la persona y las técnicas».

También ha explicado que los modos de actuación facilitan y promocionan los equipos donde interviene la persona «como centro» y además otros profesionales, familiares, amigos y personas importantes, «por ejemplo, el grupo de apoyo».

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.