Se abren al tráfico las nuevas rotondas de la variante de Allo, por la que circulan a diario 4.400 vehículos

Las dos rotondas de la variante de Allo, que conecta la localidad con Sesma y Arróniz, ya se encuentran abiertas al tráfico. El consejero de Cohesión Territorial del Gobierno foral, Bernardo Ciriza, y la alcaldesa de Allo, Susana Castanera, han comprobado el resultado de las obras que permiten mejorar la seguridad de esta vía por la que circulan a diario 4.400 vehículos.

Los trabajos, que han contado con un presupuesto de 800.000 euros, a cargo del Ejecutivo foral han transformado estas dos rotondas, que tenían una distribución de glorieta partida, en nuevas rotondas cerradas para mejorar la seguridad vial de ambos cruces, facilitar los movimientos de incorporación y salida y reducir la velocidad de la vía.

La NA-122 es un eje de comunicación importante en la zona de Tierra Estella, que une Estella con Cárcar y registra cerca de 4.400 vehículos diarios en el tramo de la variante de Allo, de los que un 10% se corresponden con vehículos pesados.

AUMENTAR LA SEGURIDAD VIAL

Los trabajos han consistido en la conversión de las antiguas intersecciones, de los puntos kilométricos 11+340, en el cruce hacia Arróniz, y 12+260, hacia Sesma, en glorietas cerradas. Para llevar a cabo las obras ha sido preciso adaptar todas las conexiones de cada ramal con la glorieta. Esta solución permite reducir la velocidad en ambas rotondas, facilita los movimientos de acceso y salida en cada vía y contribuye a minimizar el riesgo por colisiones frontolaterales, ha informado el Gobierno.

Desde su apertura al tráfico en 2008, en la variante de Allo se han producido dos accidentes mortales. La mayoría de siniestros ocurrieron en las dos intersecciones sobre las que ha actuado, en un tramo limitado a 70 kilómetros por hora. La conexión con las carreteras NA-6340 (Allo-Ancín) y NA-666 (Allo-Sesma) se realizaba mediante glorietas partidas y la principal causa de accidentes eran las colisiones entre vehículos que circulaban por la variante y los que, desde las otras dos vías, accedían a la intersección después de realizar un stop.

Durante los últimos años, el Gobierno de Navarra, a través de la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras, ha realizado diferentes mejoras en la carretera para disminuir la siniestralidad de esta variante. Se han instalado nuevas señales, bandas sonoras en el pavimento o señales iluminadas para recordar la limitación de velocidad del tramo. Con la conversión de ambas glorietas partidas en rotondas se ha buscado dar una solución definitiva a esta vía, ha explicado el Ejecutivo.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.