Satse reclama el incremento de fisioterapeutas en los centros de salud de Navarra

PAMPLONA, 2 (EUROPA PRESS)

El sindicato de enfermería Satse ha reclamado a la consejera de Salud del Gobierno foral, Santos Induráin, que se incrementen las plantillas de fisioterapeutas en los centros de salud de Navarra, considerando que «las actuales ratios de estos profesionales son absolutamente insuficientes para poder atender en la sanidad pública al conjunto de la población, lo que está generando esperas de meses que conllevan perjuicios y deterioros de la salud y bienestar de las personas afectadas».

En una carta dirigida a la consejera de Salud, la secretaria autonómica de Satse, Mª José Algarra, le ha trasladado «la preocupante situación que se vive en Navarra en lo que respecta a la dotación de profesionales de fisioterapia en el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, especialmente en el ámbito de la Atención Primaria». «Se trata de unos profesionales sanitarios esenciales para garantizar una óptima atención al conjunto de la sociedad y cuya labor es cada vez más decisiva dentro de nuestro sistema sanitario», ha apuntado el sindicato.

En concreto, en Navarra, los datos que maneja Satse reflejan que «hay un fisioterapeuta en Atención Primaria para un total de 92.507 personas, es decir, una ratio de 0,12% de fisioterapeutas por centro de salud, lo que coloca a Navarra en el vergonzante penúltimo puesto, solo por encima de País Vasco, que tiene un 0,09%».

Satse ha advertido de que «la inclusión del refuerzo pactado de los 13 fisioterapeutas apenas mejora la situación y el claro déficit estructural de las plantillas de estos profesionales sanitarios, que debe solventarse de manera progresiva para poder ofrecer la atención que requiere el conjunto de la sociedad en nuestra Comunidad».

El sindicato subraya que «el caso de los centros de salud es especialmente grave, ya que no hay prácticamente profesionales de fisioterapia en este nivel asistencial», por lo que ha reclamado que «haya uno, al menos, por cada centro de salud, un número que ha de incrementarse en función de la población asignada al centro de salud a razón de un profesional más por cada 1.000 personas».

Satse ha asegurado que la situación actual «provoca que las personas que requieren de la atención de los profesionales de fisioterapia no tengan más remedio que acudir a centros privados, teniendo con ello que destinar recursos económicos propios para poder recibir una asistencia que debería tener garantizada, y en los tiempos adecuados, en la sanidad pública».

De manera paralela, ha añadido Satse, «la falta de oportunidades laborales en la sanidad pública lleva a los fisioterapeutas a tener que trabajar en el ámbito privado donde sus condiciones laborales y profesionales (jornadas de trabajo, reconocimiento salarial, recursos materiales disponibles) son manifiestamente mejorables».

Por otro lado, el sindicato de enfermería ha defendido que «una adecuada y suficiente dotación de fisioterapeutas supone, además de beneficios en salud, una clara rentabilidad económica para las arcas públicas y también para el conjunto de empresas e instituciones, ya sean públicas o privadas». «Todos sabemos que la intervención temprana de estos profesionales propicia la reducción de los tiempos de baja laboral, así como la recuperación total, en muchas ocasiones, de la funcionalidad de la persona. De manera paralela, un fisioterapeuta logra la recuperación con prontitud del bienestar del paciente y su reincorporación al mercado de trabajo, además de una clara mejora en el entorno familiar», ha concluido.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.