Riesgos y Beneficios de Hacer Trading con Contratos por Diferencia

Los contratos por diferencia, o CFD (por las siglas en inglés de «Contract For Difference»), le permiten a un inversor comprar un contrato por un valor, referido a la diferencia en sus precios. La diferencia ocurre cuando la posición se cierra y se abre, de modo que la fecha de vencimiento del contrato es muy importante.

Una de las principales ventajas de hacer trading de CFD es que ponen a su alcance un gigantesco mercado. Podrá operar en más de 15.000 mercados, incluyendo:

  • Commodities (materias primas)
  • Forex
  • Opciones
  • Acciones
  • Índices

Y para los traders principiantes, resulta sumamente conveniente el poder operar en todos esos diferentes mercados desde una misma plataforma. Use un teléfono, tablet o navegador web para hacer seguimiento y hacer todos sus contratos. Es muy fácil hacer operaciones e inversiones mediante cualquier tipo de dispositivo que tenga una conexión a internet.

También tiene la ventaja (y el riesgo) de poder usar el apalancamiento.

¿Qué es el apalancamiento?

El apalancamiento le permite expandir el alcance de sus inversiones de capital. Por ejemplo, tal vez usted quiera usar su margen, como se llama al depósito inicial que usted hace, para abrir una posición con un contrato para Apple. Usted podría tomar esa posición con un margen, o depósito, del 10%.

Basándose en esto, usted solamente tendría que abonar $1000 para abrir una posición de $10.000. Si gana, ganará muchísimo. Pero si pierde, sus pérdidas serán también muy cuantiosas. El trading con apalancamiento es un método que solamente se recomienda si posee una amplia experiencia en trading y comprende completamente los riesgos que está asumiendo.

El trading con apalancamiento puede acabar con todo su capital en una sola operación. Así que, a menos que esté dispuesto a perderlo todo, es posible que le convenga más enfocarse en contratos tradicionales. También existe la opción de poder operar en mercados alcistas o bajistas. Usted puede operar en mercados alcistas o bajistas, y esto implica poder obtener beneficios de cualquier posición en la que se mueva su contrato, tanto si la cotización sube como si baja.

Las posiciones cubiertas pueden ayudarle a limitar el riesgo, y esto le permite operar en corto o en largo con CFD. Si bien es relativamente redundante, la cobertura (en inglés, «hedging») le permite equilibrar su pérdidas y evitar potenciales pérdidas futuras.

La flexibilidad en los tamaños de los contratos le ofrece una mayor libertad en términos generales al hacer trading, y esto implica que usted puede comenzar en pequeño para ayudarle a evitar potenciales pérdidas. Cuando usted entra en un CFD, usted no es propietario del valor subyacente, de modo que, por ejemplo, usted no conserva ninguna acción a largo plazo. No disfrutará de los beneficios del derecho a voto o el poder quedarse con la acción durante décadas y verla crecer.

Los mercados determinan completamente el destino del CFD, y usted deberá depurar sus habilidades de pronóstico si quiere operar con éxito.

Toda inversión y operación entrañan un riesgo, y con los CFD usted es capaz tanto de obtener beneficios de sus pronósticos acertados como de sufrir pérdidas a causa de sus pronósticos errados. Todo lo que hace falta es el tiempo y esfuerzo necesarios para acostumbrarse a este estilo de trading y, con prácticamente todos los mercados existentes a su disposición, usted podrá invertir en cualquier cosa, desde oro y plata, pasando por bitcoins y hasta en índices para operar con éxito.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.