Renovado el convenio para la intervención social con población de origen rumano en el barrio pamplonés de la Milagrosa

PAMPLONA, 14 (EUROPA PRESS)

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, y alcalde de Pamplona, Enrique Maya, han firmado la renovación del convenio por el que se presta una intervención sociocomunitaria «intensiva» con vecindario de origen rumano que reside en el barrio de la Milagrosa. El ejecutivo aportará 60.000 de los 95.000 euros que se invertirán en el programa durante 2023.

Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Pamplona seguirán promoviendo este 2023 las actuaciones para «impulsar la convivencia intercultural» en el barrio de Milagrosa, un esfuerzo que se articula por convenio y que gira alrededor de la población de origen rumano.

Según los estudios, el 90% de las unidades familiares de esa etnia y procedencia residentes en Pamplona se han ido asentando en la última década en ese barrio de la ciudad. Hay otras personas de este colectivo que viven en otros barrios y que también son susceptibles de entrar al programa, manteniendo a la Milagrosa como el barrio de referencia, ha indicado en un comunicado el Gobierno de Navarra.

El objetivo del programa es «trabajar por la inclusión de la población romá en la sociedad en condiciones de igualdad con el resto de la ciudadanía a través de un acompañamiento individual de alta intensidad sobre ámbitos en los que se han detectado deficiencias, como son los de empleo, vivienda, salud, educación, igualdad y ocio y tiempo libre». Además de la intervención individual, el proyecto está enfocado en clave de coordinación, cooperación y trabajo en red, para sensibilizar y visibilizar en positivo ese colectivo.

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO DE LA POBLACIÓN GITANA

La intervención sigue los parámetros de la Estrategia para el Desarrollo de la población gitana de Navarra (2019-2022) de Gobierno de Navarra y los distintos diagnósticos socio-comunitarios llevados a cabo por el consistorio de la capital. El convenio suscrito a finales de 2020 se ha prorrogado este año por segunda vez y las actuaciones que contempla se han presupuestado en 95.000 euros: 60.000 serán aportados por el Ejecutivo foral y 35.000 por el Ayuntamiento de Pamplona.

Además del objetivo genérico de «empoderamiento individual y grupal» de las familias participantes e inclusión en la sociedad en condiciones de igualdad, el programa busca conseguir un diagnóstico tanto a nivel individual como grupal de la situación y de las necesidades de las personas participantes, acompañándoles en la elaboración y puesta en marcha de su propio itinerario de incorporación social. Eso mediante el establecimiento de una relación de ayuda y acompañamiento, entendido como «un camino de aprendizaje hacia la mayor autonomía posible que les permita situarse como personas fuertes y empoderadas en cualquier situación y en clave multicultural».

Las intervenciones se dirigen anualmente a una muestra de entre diez y quince familias de población gitano rumana, una selección que se realiza en coordinación con la unidad de barrio de Milagrosa, aunque se pretende extender a más familias de este barrio e incluir núcleos familiares de otros barrios. El programa, dirigido por el personal técnico del Consistorio es ejecutado por contrato por Médicos del Mundo, entidad seleccionada en un procedimiento público, y su desarrollo y el cumplimiento de los objetivos marcados está monitorizado y evaluado por personal investigador de la Universidad Pública de Navarra. La idea final es que el desarrollo de este programa sirva también para sistematizar un modelo de intervención coordinada entre agentes y entidades que pueda ser replicado en otros espacios.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.