¿Qué tipo de iluminación necesitas?

Es importante evaluar las características de un espacio para determinar cuál es el tipo de iluminación que mejor se adapta a cada ambiente disponible. En el mercado existe una amplia gama de dispositivos con diversas tonalidades de luz artificial, sin embargo no todos funcionan para el mismo propósito.

Evidentemente, no es igual alumbrar el jardín de una casa que el pasillo de un hospital. Son lugares que se encuentran destinados al desarrollo de actividades muy diferentes, por lo tanto, es conveniente planificar la iluminación considerando estas particularidades. 

En sitios donde la luz queda encendida por mucho tiempo es recomendable usar tubos o paneles LED. Puedes conseguir hasta un 50% más de ahorro con los tubos LED respecto a los antiguos fluorescentes en términos de consumo energético

A continuación, describiremos tres opciones que te pueden servir de guía para elegir correctamente la fuente de iluminación que necesitas. 

1. Tubos LED: 

Los tubos LED son un tipo de luminaria cilíndrica que puede durar más de 50.000 horas. Tienen mayor resistencia a golpes o vibraciones y soportan temperaturas extremas. Además de fabricarse con materiales renovables que no son tóxicos, su encendido es inmediato. 

Los más comunes son T5 y T8. La diferencia entre ellos radica en el tipo de casquillo que utilizan y el tamaño del diámetro. Los tubos T5 son 5cm más pequeños que los T8, pero en ambos casos sus medidas estándar facilitan la instalación.

Por su gran capacidad de iluminación, los tubos LED T8 son los más utilizados en instalaciones residenciales o industriales (colegios, universidades, centros comerciales, etc.). El más grande mide 1500 mm y tiene una potencia de 23W. Sin embargo, los T5 también aportan mucha luz, pero son ideales para espacios con medidas restrictivas.

2. Bombillas LED:

Una bombilla LED de 12W brinda una potencia lumínica de 840 lm, lo suficiente para sustituir la cantidad de luz que proporciona una lámpara incandescente de 60W. Esto quiere decir que se puede ahorrar hasta un 88% de energía en el hogar con el uso de este dispositivo.

El tipo de bombilla LED más solicitada en el mercado es la E27 (de rosca gorda), frecuentemente instalada en lámparas colgantes de habitaciones. Sus temperaturas de color y ángulos de apertura pueden variar, lo cual ofrece la posibilidad de jugar con el diseño de espacios exteriores e interiores de una vivienda realzando o atenuando sus texturas.  

3. Paneles LED:

Lograr ambientes diáfanos y modernos es muy sencillo con el uso de paneles LED. Tienen un elevado flujo luminoso, pero además pueden ahorrar hasta un 70% en el consumo de energía.  

Su potencia puede variar de 12 a 80W y su vida útil es de 30.000 horas. Pueden instalarse de varias maneras: empotrados, anclados a superficies planas o suspendidos bajo techo. La selección de cualquiera de ellos dependerá del tipo de edificación y el estilo que se desea lograr.

Generalmente se emplean para fábricas industriales, oficinas, locales comerciales, hoteles, hospitales, colegios, universidades e incluso para retro iluminar carteles publicitarios.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.