Navarra implantará a finales de este mes el programa de detección de cáncer de cuello uterino

El nuevo Plan de Salud Pública abarca materias como prevención, detección precoz, sanidad ambiental y salud laboral

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

La directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, Marian Nuin, ha afirmado que «muy próximamente, a finales de este mes», Navarra iniciará el programa de detección de cáncer de cuello uterino, que se encuentra enmarcado en el nuevo Plan de Salud Pública de la Comunidad foral para el periodo 2022-2025.

Así lo ha indicado este viernes, en una comparecencia parlamentaria donde ha expuesto los detalles de dicho plan junto con la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin.

Según han señalado, el plan incluye distintos ejes de actuación en materias como promoción de la salud, prevención, detección precoz, epidemiología, sanidad ambiental, seguridad alimentaria y salud laboral, y busca «consolidar a Navarra en los puestos cabeceros a nivel estatal en cuanto a esperanza y calidad de vida».

Los últimos datos del INE (2021) reflejan que la Comunidad foral es la segunda con mayor esperanza de vida, tanto a nivel global (84,3 años), como por género (81,6 en hombres y 86,9 años en mujeres).

En este documento se apuesta, entre otras cuestiones, por un enfoque de promoción de la salud y de prevención, con «especial atención» a los determinantes sociales de la salud y a los ejes de desigualdad, como el género, la edad, la clase social, la etnia y el territorio.

La planificación se enmarca en otros planes y normativas a nivel estatal e internacional, en un contexto «cada vez más complejo y globalizado con factores nuevos como el cambio climático, y que tiene como reto modernizar y fortalecer la vigilancia en salud pública para garantizar la capacidad de respuesta ante nuevos retos y emergencias». Todo ello unido a la «correspondiente calendarización y provisión de financiación, en coherencia con un incremento sostenido de la inversión en salud pública en Navarra desde 2015».

NAVARRA, LA COMUNIDAD CON MENOR TASA DE OBESIDAD Y DE SOBREPESO

El campo de la Promoción de la Salud se refleja en el documento como un «eje fundamental». En este sentido, destacan objetivos como «mejorar los niveles actuales de obesidad de Navarra, ya inferiores a la media estatal, mediante programas relativos a la alimentación y el ejercicio, y tender hacia las metas marcadas por la OMS».

De hecho, en los últimos años se ha producido una reducción del sedentarismo en tiempo de ocio en Navarra entre la población de 15 y más años, pasando de un 32,5% en 2011, a un 23,3% en 2020. En paralelo, la obesidad en mayores de 18 años (13,2%) y el sobrepeso (33,5%) también han ido bajando hasta situarse en el 16% en el primer indicador, y del 37,6% en el segundo, por debajo de la media estatal que ha repuntado. De hecho, Navarra es la comunidad con menor tasa de obesidad y de sobrepeso.

La pandemia «también ha evidenciado la importancia de trabajar con el bienestar emocional», con la campaña de sensibilización ‘¿Cómo me siento? Nola sentitzen naiz?’. Todo ello desde una perspectiva de salud comunitaria, en colaboración con Atención Primaria y entidades sociales y locales y de participación ciudadana. Las distintas escuelas de salud «se consolidarán» en ese plan, que mantiene líneas «claves» como la lucha contra el tabaquismo, el consumo nocivo de alcohol, las drogas y otras adicciones con y sin sustancia, donde las tendencias e indicadores tienen una evolución y valores que merecen el refuerzo de las actuaciones en clave también intersectorial, lo mismo que la promoción de la salud afectivo-sexual comunitaria y campañas de promoción de la salud sexual y prevención de ITS o la Estrategia de envejecimiento activo y saludable.

Respecto al nivel de detección y vigilancia de enfermedades (transmisibles y no transmisibles) destaca la actualización y ampliación de los distintos programas de cribados de cánceres. Así, en «un plazo breve» -a finales de este mes, según Induráin-, se implantará el programa de detección de cáncer de útero, «sin descartarse nuevas ampliaciones a su debido momento, alineadas con las demandas» -a nivel europeo y sustentadas en criterios técnicos- en torno a otros cánceres como pulmón, etc.

En febrero de este año comenzará la 5ª vuelta del programa de detección de cáncer de colon y, a finales de marzo, la cohorte de edad de 50 a 65 años habrá recibido una invitación para una prueba en sus últimos dos años.

Otros programas ante virus como el VIH seguirán con sus líneas propias y, en este caso, con una actualización de la estrategia que se está trabajando.

El plan también incluye medidas de Salud Laboral. El programa «más relevante por su transversalidad» es la integración de la prevención en la gestión empresarial, con la participación de todos los agentes implicados, y también se incluyen los programas de reducción de la siniestralidad, prevención del cáncer y el programa de abordaje de los riesgos psicosociales, también en el ámbito laboral.

En el área de la protección de la salud, el Programa de vigilancia, control y promoción para una alimentación «segura, saludable y sostenible presenta progresivamente más exigencias con controles cada vez más estrictos» y que requiere de una «gran coordinación nacional e internacional» en relación a las alertas sanitarias y al control de calidad de los productos en origen. Finalmente, el plan contempla los efectos del cambio climático.

La parlamentaria de NA+ Cristina Ibarrola ha afirmado que, «a falta de una valoración pormenorizada de este plan, que la haremos, he de decir que bienvenido sea un nuevo Plan de Salud Pública, porque el anterior nos parecía muy mediocre, no tenía ninguna concreción ni en objetivos ni en acciones, no marcaba hito alguno y se limitaba a presentar un cronograma sin ninguna concreción», ha señalado, tras celebrar que el cronograma que han presentado «parece concreto». «Bienvenido este plan, aunque me resulta muy difícil entender que, siendo un plan que presentan a escasos meses de finalizar la legislatura, no haya decidido hacerlo de forma participada, teniendo en cuenta que va a ser el siguiente Gobierno el que lo va a implementar», ha añadido.

Por su parte, la socialista Patricia Fanlo ha destacado la «visión holística y transversal» del plan, que a su juicio debe estar «alineado con la Agenda 2023», y ha valorado positivamente que en dicho plan «se incide en la salud medioambiental» y en la salud comunitaria. «Nos parece un buen Plan de Salud Pública», ha remarcado, tras subrayar la importancia de los programas de prevención de siniestralidad laboral.

En nombre de Geroa Bai, la parlamentaria Ana Ansa ha considerado que se trata de un «documento completo» que aborda «determinantes de salud y desigualdades de salud» y que «marca los retos a los que necesariamente tendremos que responder en los próximos años». «Es un plan completo y ambicioso en el que nos van a encontrar acompañando y también vigilando, porque queremos que sea real», ha indicado.

Txomin González, de EH Bildu, ha subrayado que «hay cosas que nos han sonado bien», si bien en algunas cuestiones «falta algo de concreción». Además, a su juicio, este documento «debería de haber sido parte de un Plan de Salud de Navarra» y las «nuevas necesidades profesionales» deberían de haberse «concretado».

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha compartido el diagnóstico realizado pero ha considerado que en el ámbito medioambiental, el plan se «limita» a la vigilancia. «Nos falta una parte más proactiva», ha indicado, tras añadir que «hay que ponerse las pilas en este sentido».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.