Medio Ambiente refuerza la protección de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra

La medida se incluye dentro del Plan de Uso Público de Urbasa-Andía que se está elaborando en colaboración con todos los agentes integrantes del Patronato del Parque Natural

Medio Ambiente ha aprobado un conjunto de medidas para reforzar la protección de los valores ecológicos de la Reserva Natural del Nacedero del Urederra, uno de los espacios naturales más visitados de Navarra, que recibe a más de 100.000 personas cada año. Entre las más inmediatas, cabe resaltar que a partir de Semana Santa se limitará el acceso a 500 personas diarias y se prohibirá acceder al tramo final del sendero, la zona más sensible y en la que más deterioro se ha detectado.

Así se expuso en la reunión anual del Patronato del Parque Natural Urbasa-Andía, celebrada el viernes en el camping Bioitza y presidida por la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde. En la misma se revisaron las actuaciones realizadas en 2018 en el parque natural y las previstas en 2019 en relación con los usos ganadero, forestal y público del parque, así como las actividades para su conservación, con un presupuesto total de 440.000 euros.

Según conocieron los integrantes del Patronato, 108.325 personas visitaron el Nacedero del Urederra el pasado año, lo que le convierte en el espacio natural más visitado de Navarra. El estudio de afecciones, realizado en 2018 por personal técnico de la Universidad del País Vasco, evidencia que las limitaciones de acceso a los visitantes existentes no son suficientes para frenar el proceso de degradación de la Reserva Natural por erosión, pisoteo y compactación del suelo. Los días de máxima afluencia, en los que se superan los 900 visitantes, se dan en Semana Santa y fines de semana de primavera y otoño.

Por ello, y siguiendo las recomendaciones que se recogen en el estudio, el Gobierno de Navarra, de acuerdo con el Concejo de Bakedano, el Ayuntamiento de Amescoa y el Consorcio Teder va a prohibir el acceso a la zona más sensible y conflictiva del área, que coincide con el tramo final de mayor pendiente. También se ha decidido disminuir el aforo diario de visitantes a 500 personas al día, y modificar la plataforma de reservas de entradas. En breve, se aprobará el Plan de Autoprotección y emergencias que incluye un protocolo de evacuación y unas normas que se deberán cumplir en la visita a la Reserva Natural. Está previsto que estas medidas comiencen a aplicarse ya durante la próxima Semana Santa.

Paralelamente, la Dirección General de Medio Ambiente contratará la elaboración de un estudio de alternativas que permita garantizar el equilibrio entre uso público y conservación del espacio, incidiendo además en aspectos de información y educación ambiental que den a conocer los principales valores ecológicos de la reserva natural del Nacedero del Río Urederra.

Además, en 2019 se van a destinar del orden de los 130.000 euros para trabajos de mejora en infraestructuras y señalización de la reserva natural, así como actuaciones urgentes de seguridad para delimitación del sendero, desbroces, podas y limpieza de caminos, entre otros.

Plan de Uso Público

Este estudio se integrará dentro del primer Plan de uso Público de Urbasa-Andía cuya elaboración está previsto finalice este año. Este trabajo parte de las bases elaboradas conjuntamente con los diferentes agentes que se integran en el patronato, dentro de la Mesa Sectorial de Uso Público y Turismo compuesta por entidades locales, administración, juntas de pastos, agencias de desarrollo local, asociaciones y federaciones deportivas.

Siguiendo con la renovación de los instrumentos de gestión del parque, a lo largo de 2019 está previsto finalizar la revisión del Plan de Gestión de la Zona de especial Conservación (ZEC) aprobado en 2007, y proponer una actualización de aspectos estratégicos en materia de aprovechamiento ganadero del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque (PRUG). Además, se va a realizar un inventario de la totalidad de infraestructuras ganaderas, forestales y de Uso Público de las Sierras de Urbasa y Andia.

En ambas sierras se va a invertir en mejorar la señalización y recorridos (19.000€) y, en materia de conservación, continúan los estudios de flora y hábitats de roquedos, rodales maduros y reservar forestales. También se van a analizar los efectos de ungulados sobre la regeneración de masas forestales en el marco del proyecto europeo Green.

En el ámbito forestal, se ha incrementado los volúmenes de madera marcada en Urbasa hasta los 15.450 metros cúbicos, de acuerdo con la nueva posibilidad establecida en la Revisión del Proyecto de Ordenación del citado monte.

40.000 cabezas de ganado

En torno a 40.000 cabezas de ganado de 345 explotaciones pastan en las Sierras de Urbasa y Andía. 31.000 son de ganado ovino, 3.500 caballar, 4.700 vacuno y 400 caprino, hasta completar un total de 12.889 unidades de ganado mayor (UGM) en las dos sierras, con una tendencia creciente desde hace 10 años.

Como es sabido, desde tiempo inmemorial el ganado doméstico ha utilizado intensamente los pastos de Urbasa y Andía como base alimenticia estival. Por derecho ancestral, todo ciudadano navarro tiene derecho al uso de estos pastos sin límite en el tiempo ni en número de cabezas y sin pagar canon alguno. Desde 2018 estos pastos están incluidos dentro del certificado de Producción Agraria Ecológica de Navarra.

El patronato analizó también las actuaciones consignadas para este año 2019 en materia de uso ganadero. Destacan nuevos trabajos para mejorar los cierres de ambas sierras y clareos en masas de haya (45.000€) y el acondicionamiento de abrevaderos y puntos de agua en Leziza, Barrakoeta y Santa Quiteria, (24.500€). También se analizará la necesidad de construir nuevas balsas y abrevaderos y se va a acometer la reparación de Borda en Zalbide (16.000€).

El Patronato valoró positivamente la consolidación de las mesas de trabajo sectorial y destacó la importancia de continuar con este modelo que favorece la interlocución y los acuerdos entre todos los actores.

Asimismo se constató el esfuerzo inversor realizado desde 2016, cuando se destinaban 130.000 € al parque. En los últimos años el incremento ha sido sustancial, hasta alcanzar en 2019 los 470.000 euros.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.