Más de 16.500 estudiantes y profesores de 90 centros participan en la 7ª edición de Escuelas por la paz y la convivencia

PAMPLONA, 16 (EUROPA PRESS)

Más de 16.500 estudiantes, familias y profesorado de 90 centros de toda Navarra participarán en las actividades durante el curso 2022-2023 del programa ‘Escuelas por la paz y la convivencia’, que inicia su curso por séptimo año consecutivo.

El programa, que se enmarca en la Red de Escuelas con Memoria por la Paz y la Convivencia, está impulsada por el departamento de Relaciones Ciudadanas del Gobierno de Navarra y en la que colabora el departamento de Educación.

Según ha informado el Ejecutivo foral en nota de prensa, en la iniciativa, que forma parte del I Plan Estratégico de Convivencia de Navarra, han intervenido 50.000 personas, de más de 123 centros educativos públicos y concertados en los últimos seis años.

El eje de su propuesta es la oferta de formación, actividades experienciales pedagógicas y talleres participativos que se llevan a cabo en centros educativos.

Además, hay una puesta a disposición de los centros escolares de diversas herramientas formativas y educativas, que permiten tanto al alumnado como a profesores y familias, abordar, «desde un punto de vista preventivo y educativo, las distintas realidades conflictivas presentes en la convivencia cotidiana».

El programa está coordinado por la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos y «trata de reforzar el compromiso de las nuevas generaciones con una cultura de paz, el respeto a los Derechos Humanos, la deslegitimación de la violencia y la apuesta por una sociedad diversa».

APRENDER A CONVIVIR: RESPETO, RESPONSABILIDAD Y RESILIENCIA

Los talleres tienen como objetivo «aprender a hacer un uso responsable» de las tecnologías de la información y la comunicación, fomentar el uso «seguro» de las redes, libre de prácticas «abusivas y violentas», así como a jugar de forma «cooperativa» en los espacios y en los tiempos que los centros educativos destinan a actividades, «sin discriminaciones, sin exclusiones y sin violencia».

También tratan de enseñar «las diferentes formas de expresar y verbalizar un conflicto» para poder abordarlo de manera «positiva»; conocer cuáles son los conflictos y crisis humanitarias a nivel mundial «más importantes», cuáles son las causas que los originan, y conocer y reflexionar sobre los derechos humanos.

Junto a estos objetivos, se destaca otro consistente en experimentar y reflexionar sobre «el daño y la conflictividad que producen las actitudes negativas» y «los prejuicios que se ponen en juego en la convivencia entre personas de diferente etnia, cultura, ideología, religión, identidad sexual, etc».

Además, en estos talleres se trata de identificar y desarrollar las competencias y valores necesarias para adoptar una actitud «resiliente, tanto a nivel individual como colectivo», e interiorizar habilidades y actitudes «favorecedoras para la transformación positiva de los conflictos».

EXPOSICIONES Y AUDIOVISUALES ARTÍSTICOS

Más allá de los talleres, los centros disponen de varios recursos y herramientas como exposiciones, ‘WILPF: 100 años de feminismo pacifista’ y ‘Caminos a la escuela’, que se trasladan de un centro a otro, o audiovisuales artísticos para trabajar los derechos humanos en las propias aulas.

Asimismo, el programa amplía la oferta de talleres, actividades, recursos y formaciones que se realizan en los propios centros. Se ofrecen con diversas opciones de participación en actividades externas y que se organizan en diferentes momentos del curso tales como la Semana de los Derechos Humanos, Jornadas de Paz y Convivencia, exposiciones municipales o diversos concursos.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.