Las Musas de Arellano, una visita imprescindible

En el 218 a.C. los romanos llegaron a Hispania comenzando, de esta manera, su conquista. Su llegada a Navarra se produjo a principios del s. II a.C.

Estuvo dividida en dos zonas, el Saltus Vasconumzona norte y montañosa solamente administrada en relación a sus vías de comunicación y la Vasconum Agerzona media y sur del territorio, afín a los intereses del dominador, productiva y civilizada.

En este contexto, encontramos una Villae, típica del Ager y de la forma de producción agrícola romana, enclavada en la Villa de Arellano, nombre que desciende de Aurelianum, primer dominus de la propiedad.

Una propiedad que seguía estrictamente los tratados romanos de organización y producción agrícola, dominando, desde el centro y lo alto de una loma, toda la explotación productiva, fundamentalmente centrada en la producción de vino.

Construida y datada de los siglos I-III d.C., guardaba uno de los tesoros más espectaculares que dejaron los romanos en nuestra tierra: el mosaico de “Las Musas”, hoy en día se encuentra custodiado en el Museo Arqueológico Nacional. En La Villa de las Musas se encuentra una perfecta reproducción de la obra.

Destruida por el fuego, fue reconstruida en el IV d.C. por un nuevo dominus que introdujo todo tipo de lujos importados de Roma, pasando de una villa estructurada y organizada en relación a la producción de vino a ser una finca con todo tipo de estancias dedicadas a la vida social y decoradas con algo tan típico como los mosaicos. De Villa típicamente agrícola se pasó a Villa social.

Otra curiosidad que esconde el recinto es el espacio dedicado al rito del taurobolio, práctica centrada en el sacrificio de un toro para conseguir un bautismo de sangre, que junto con las otras trece estancias que existen en el recinto conforman un escenario proclive al entendimiento de la vida en aquella interesante época.

Un lugar, “La Villa de las Musas”, sumamente agradecido en la visita, que nos presente un entorno y un lugar capaces de hacer volar nuestra imaginación hasta dos mil años atrás, convirtiéndonos en moradores de una finca que nos presenta la forma en la que romanos y autóctonos vivían, trabajaban y se relacionaban en aquella parte de nuestra historia.

Información:

Localización:

Carretera Allo – Arróniz, Km. 20

Teléfono: 948741273

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.