La residencia San Jerónimo de Estella abre de nuevo su espacio para estancias de día

Una de las salas habilitadas para estancias diurnas en la residencia San jerónimo de Estella

Debido a las restricciones motivadas por la pandemia este recurso ha estado casi dos años clausurado

La residencia San Jerónimo ha reinaugurado este jueves su renovado espacio para las estancias diurnas. El centro reabre sus puertas de este servicio, después de casi dos años cerrado debido a la pandemia. Tiempo en el que la residencia aprovechó para repensar una nueva distribución de sus espacios.

La apertura viene acompañada de varios cambios. Antes de la pandemia, se compartían todas las estancias, independientemente si la persona era residente o usuaria de estancia diurna. Actualmente, por los motivos de seguridad que el virus impone, ya no se comparte ese espacio. El centro creó tres unidades de convivencia para minimizar los contactos con personas positivas. Tres grupos de personas residentes que conviven juntas pero que tienen acotados sus espacios comunes. Esto se va a mantener con las estancias diurnas, pues las personas usuarias de él, tienen su espacio independiente y pueden ser trasladadas de sus domicilios con el transporte del centro.

Se trata de un lugar habilitado para que las personas usuarias puedan realizar las actividades que la residencia San Jerónimo oferta. El centro cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales; terapeutas ocupacionales, fisioterapeuta, psicóloga, trabajadora social… Estos profesionales ofrecen varios servicios, desde talleres de memoria, estimulación cognitiva, hasta gerontogimnasia grupal y talleres de nuevas tecnologías. Además de contar con el servicio de cocina.

El centro abre de 10:00 de la mañana a 18:00 de la tarde, de lunes a viernes. Sin embargo, el horario es totalmente flexible, y cada persona puede elegir la franja horaria que se ajuste a sus necesidades. El objetivo de esta flexibilidad es poder favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral.

Las estancias diurnas se suman a la amplia oferta de San Jerónimo; residencia, viviendas vinculadas y su servicio a domicilio. El servicio cuenta ya con una lista de espera y 10 de sus plazas son concertadas con el Gobierno de Navarra.

El espacio ha sido redecorado y amueblado para esta nueva inauguración. Los cuadros que decoran las paredes han sido donados por el Museo Gustavo Maeztu. Una selección de obras pertenecientes de la exposición “Devolviendo Sonrisas”, que tuvo lugar el pasado noviembre en el museo. Ahora varios de los cuadros serán parte de centro para poder ser disfrutados diariamente.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.