La pobreza severa en Navarra desciende un 25% el último año

Un total de 11.955 ciudadanos navarros han superado la pobreza severa en 2019, año en que Navarra ha pasado de tener a 48.866 personas en situación de extrema necesidad a 36.911, o lo que es lo mismo, de un 7,6% de su población al 5,7% actual. Esta reducción del 25% sitúa a la Comunidad foral como la menos afectada de España, cuando partía del sexto lugar. Además, según el coeficiente Gini, es la que tiene una distribución más equitativa de su renta.

Este factor, que mide la desigualdad salarial en un territorio de forma que a mayor coeficiente, menor equidad, situó en 2018 a Navarra con un 24,3 frente al 33 del conjunto de España en el mismo período. En el año anterior con datos disponibles, 2017, el coeficiente Gini de Navarra era de 24,7.

En el cociente S80/S20, otro índice que analiza la desigualdad en ese caso a través de ratios entre percentiles, Navarra es la comunidad menos desigual de España con un 3,8 frente al 5,9 de la media española. En este indicador, la reducción en el último año ha pasado del 4,1 al 3,8.

Estas son las principales conclusiones extraídas del informe presentado este jueves por la consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, acompañada por el director general del Observatorio de la Realidad Social, de Planificación y de Evaluación de las Políticas Públicas, Luis Campos, y del director del Servicio del Observatorio, Antidio Martínez de Lizarrondo. Ha comentado que son datos previos a la crisis sanitaria del Covid-19.

El trabajo extrae datos de distintas fuentes para realizar análisis. En concreto, de la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), que realiza la comparativa entre las distintas comunidades autónomas y es de donde se extrae el 5,7% de pobreza extrema en Navarra, pero también de la Estadística de Renta de Navarra que recopila el (Na)Stat, que permite desagregar los datos por distintos grupos poblacionales y ofrecer un análisis más preciso.

El estudio se ha plasmado en el IV Informe sobre la pobreza y la desigualdad en Navarra, que realiza cada año el Observatorio de la Realidad Social del Departamento de Derechos Sociales, y que se presenta en los días previos a la celebración del 17 de octubre, Día Internacional Para la Erradicación de la pobreza.

Maeztu ha señalado que los datos muestran que “la situación en la Comunidad foral en relación con la desigualdad y la pobreza es una de las mejores de España y de Europa, pero no debemos darnos por satisfechos”. “La crisis sanitaria de la Covid-19 ha provocado una crisis económica y social que está teniendo efectos sociales muy importantes y vamos a tener que hacer frente en los próximos meses y años”, ha comentado.

RADIOGRAFÍA DEL COLECTIVO CON POBREZA SEVERA

Tomando la Estadística de Renta de Navarra, el análisis revela que, según la edad y el sexo, aumenta el riesgo de pobreza: la pobreza severa tiene una incidencia superior en las mujeres y en menores de 16 años. En el caso de las mujeres, esta cifra alcanza al 11,8% frente al 10,6% de los hombres. En el caso de la pobreza infantil, alcanza a un 18,2% de niños y niñas, cifra muy superior a la media del 11,2% del conjunto de la población y cuatro veces superior a la de los mayores de 65 años, que la padecen en un 4,2%.

Por origen poblacional, también es reseñable la mayor incidencia de la pobreza severa en la población extranjera residente en Navarra, con tasas 5 veces superiores a las de las personas autóctonas. Las personas de origen extranjero con ciudadanía española, tienen menores tasas de pobreza que las que no han obtenido la nacionalidad, pero así y todo la padecen 3,5 veces más que las de la población autóctona.

Por áreas de servicios sociales, se confirman las diferencias entre el norte y el sur de Navarra. Si el promedio de renta en Navarra arroja un 11,2% de pobreza extrema en toda la Comunidad, la horquilla oscila desde un 7,6% en la zona noroeste, a un 15,8% en la zona de Tudela.

En los barrios de Pamplona, Buztintxuri, Casco Viejo, Etxabakoitz, Milagrosa, Rochapea y San Jorge presentan tasas más altas de pobreza que la media de Pamplona que se sitúa en un 22%. Concretamente, el barrio de Etxabakoitz padece las tasa más alta de pobreza relativa, 31,7%, mientras que Buztintxuri es el barrio con mayor tasa de pobreza severa, 19,2%. Por el contrario, con datos de 2018, Ermitagaña-Mendebaldea es el barrio que presenta menores tasas, con 5 puntos menos que el conjunto de la capital.

Centrando los datos en la pobreza severa según tipos de hogar básicos se observa que, en 2018, los hogares unipersonales y los no unipersonales sin menores de 16 años, presentaban tasas menores que la media navarra. En cambio, se comprueba que los hogares con menores de 16 años tienen más probabilidad de padecer algún grado de pobreza, incluyendo la severa.

NAVARRA, COMUNIDAD CON MENOR TASA DE RIESGO DE POBREZA

Otro índice, AROPE, muestra a Navarra en 2019 como la comunidad del Estado con menor riesgo de pobreza y exclusión social, con 11,7%, frente al 12,6% del año anterior, en que ocupaba la segunda posición.

La Unión Europea utiliza el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion) para la medición del riesgo de pobreza y exclusión social entre personas de 0 a 59 años. AROPE combina tres magnitudes: Renta, Privación Material Severa (PMS), e Intensidad de trabajo, esto es, población con baja intensidad de trabajo por hogar (BITH).

Se consideran personas AROPE, en situación o riesgo de pobreza o de exclusión social, aquellas que cumplen con uno de los siguientes criterios: vivir con bajos ingresos (60% del ingreso medio nacional de su equivalente en consumo); sufrir privación material severa (de 4 de los 9 ítems definidos); vivir en hogares con una intensidad de empleo muy baja o nula (por debajo del 0,2. El índice 1 expresa que todas las personas del hogar en edad de trabajar lo hacen a jornada completa).

El informe también analiza la evolución de tres indicadores clave de la Encuesta de Población Activa (EPA) para aproximarse a la evolución de las situaciones de dificultad material: el porcentaje de hogares con todos sus miembros activos en paro, el porcentaje de hogares con la persona de referencia parada y el porcentaje de hogares sin ingresos.

En dos de los tres parámetros los resultados de 2019 mejoran los de 2018. En el primer caso, Navarra pasa de un 5,2% al 4,8%; en el segundo de un 7,4 % a un 6,2% y en el caso de los hogares sin ingresos aumentan de un 2,3% a un 2,7%, cifra igual a la de 2017.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.