La Fundación Henri Lenaerts inaugura la Sala Helène, un nuevo espacio polivalente para visitar la Casa Museo de Irurre

PAMPLONA, 18 (EUROPA PRESS)

La Fundación Henri Lenaerts ha inaugurado este sábado la Sala Helène, un nuevo espacio polivante que sirve de recepción, previo a la visita guiada a la Casa Museo, y de complemento a la oferta de servicios culturales del valle de Guesálaz.

El acto ha contado con la presencia del vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi y el director general de Proyectos Estratégicos, Rubén Goñi.

El edificio es anexo a la casa de la localidad de Irurre (valle de Guesálaz) donde residió el escultor belga Henri Lenaerts los últimos años de su vida y en la que se guarda el patrimonio artístico que sirve de fondo a la Fundación, que fue reconocida como Colección Museográfica Permanente en 2017, explica en un comunicado el Gobierno de Navarra.

Henri Lenaerts, nacido en Bruselas el 8 de mayo de 1923, vivió en Irurre desde 1971 hasta su fallecimiento en 2006, dejando como legado la casa en la que residió y gran parte de su obra artística, que goza del reconocimiento internacional. La intención del escultor fue crear una fundación que permitiera exponer su obra y acercarla al público, con el objetivo de que fuera un recurso cultural y turístico para Guesálaz. Dicha fundación se constituyó en 2008.

AYUDA DE 157.000 EUROS

La Casa Museo ve ahora ampliada su oferta con este pequeño edificio dotacional como aula polivalente con las condiciones de accesibilidad que no dispone el edificio principal. Es de una sola planta con acceso desde la calle del Pozo, junto a la entrada de la Casa Museo. Su coste ha ascendido a 367.000€ y ha recibido una ayuda de 157.000 € mediante sendos convenios con la Dirección General de Proyectos Estratégicos, 30.000€ Teder y 85.000€ el Departamento de Cultura para la primera fase.

Genera un espacio-mirador con cubierta plana que da continuidad al jardín y constituye un espacio de contemplación del pantano y del valle, que sirve además para realizar actividades de meditación al aire libre. La Sala Helène pretende ser un espacio para «crear lazos, cooperaciones y sinergias que enriquezcan el territorio y contribuyan a la sostenibilidad y el bienestar de sus habitantes».

El nombre de la sala es un homenaje a Helène Derre, amiga de Henri Lenaerts y cuya temprana muerte marcó la vida del artista. Está prevista como un complemento a la oferta de servicios culturales con atención a grupos diversos con actividades vinculadas al Centro Henri Lenaerts, y a la oferta de actividades culturales del Valle de Guesálaz. De esta manera, acogerá actividades artísticas, culturales, formativas, para la promoción del bienestar y también para grupos específicos de edad.

José Mª Aierdi Aierdi ha incidido en la importancia de esta edificación del Centro Henri Lenaerts. «La salvaguarda y promoción de la cultura son dos fines en sí mismos y, al mismo tiempo, medios para contribuir directamente a la consecución de objetivos de desarrollo sostenible como lograr poblaciones sostenibles, fomentar el crecimiento económico, reducir la desigualdad y promover sociedades pacíficas e inclusivas. La cultura y la creatividad desempeñan un papel transversal en los tres pilares de este desarrollo sostenible: el económico, social y medioambiental, y esta nueva Sala va a colaborar en ello», ha destacado.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.