La fachada del Ayuntamiento de Pamplona se iluminará de amarillo este jueves por el Día del síndrome de Asperger

PAMPLONA, 17 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pamplona se unirá este jueves a la conmemoración del Día Internacional del síndrome de Asperger iluminando de color amarillo la fachada de la Casa Consistorial.

Se atiende así la petición de la asociación Luciérnaga, que reúne a las familias con personas con síndrome de Asperger y Trastornos del Espectro Autista (TEA) de Navarra, ha destacado el Consistorio pamplonés en un comunicado.

Se trata de un trastorno generalizado del desarrollo que se caracteriza por una limitación significativa de las capacidades de relación social, el empleo peculiar del lenguaje, la alteración en los modelos de comunicación, y una presencia de rituales y temas de interés absorbentes y limitados en la persona. Todo esto acompañado, en la mayoría de las ocasiones, de una inteligencia intacta.

Aunque no se dispone de datos concretos sobre el número de afectados por este síndrome, en las últimas décadas la prevalencia del conjunto de los Trastornos del Espectro del Autismo en los que encuadra al Asperger se ha incrementado significativamente, situándose en la actualidad en 1 caso por cada 100 nacimientos, lo que cifraría en más de 450.000 el número de personas en España. A falta de datos oficiales, se estima que hay entre 1 y 5 casos de Asperger por cada 1.000 nacimientos.

Desde 2007, cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del síndrome de Asperger. Esta fecha coincide con el aniversario del nacimiento de Hans Asperger, psiquiatra austriaco que describió por primera vez este síndrome que, según los criterios actuales de diagnóstico, se identificaría bajo la denominación de «trastorno del espectro del autismo (TEA) sin discapacidad intelectual asociada».

La asociación Luciérnaga realiza en Navarra una labor de comunicación y concienciación sobre este síndrome, de cara a que sea normalizado por la sociedad. Además, trabajan con las familias y con los propios afectados, con los que se realizan sesiones terapéuticas para fomentar su autonomía, interrelación y socialización. Además, asesoran, ayudan y forman a las familias para que puedan atender de manera correcta a los afectados.

Las personas con este síndrome presentan una alteración neurobiológica de diversos grados en el procesamiento de la información y por ende en la respuesta a las demandas reales de los estímulos que reciben. No tienen rasgos físicos distintivos, y su aspecto externo no se diferencia del de cualquier otra persona.

Adquieren el lenguaje con normalidad, sin embargo, presentan problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones protagonizan comportamientos atípicos o inadecuados.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.