La depuradora de los concejos de Arbeiza y Zubielqui tendrá una inversión de 874.000 euros por parte del Gobierno de Navarra

La depuradora se ha ubicado en una finca rústica del municipio de Allín, en la margen derecha del Ega.

El departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, a través de la sociedad pública NILSA, ha invertido 874.000 euros en la construcción de una depuradora en el municipio de Allín, que dará servicio a los casi 300 habitantes de los concejos de Arbeiza y Zubielqui que hasta ahora carecían de tratamiento. Se prevé que las obras finalicen el próximo mes de marzo.

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, ha visitado el final de los trabajos, acompañado por el director gerente de NILSA, Fernando Mendoza, el alcalde de Allín, Eduardo Martinicorena, el presidente de la Mancomunidad de Montejurra, Emilio Cigudosa, el gerente de la Mancomunidad de Montejurra, Nicolás Ulibarri, así como personal técnico de NILSA. La actuación, que se ha llevado a cabo a través de un acuerdo con la Mancomunidad de Montejurra, se han financiado con cargo al canon de saneamiento gestionado por NILSA.

Arbeiza, que cuenta con una población de 185 habitantes, se encuentra en la margen derecha del río Ega y hasta ahora disponía de dos puntos de vertido. Por su parte, Zubielqui, con un censo de 104 personas, se encuentra en la margen izquierda y dispone de un único punto de vertido. El hecho de que ambos vertidos tengan lugar en el mismo cauce con solo escasos metros de distancia, a pesar de producirse en orillas contrarias, ha hecho que la solución óptima sea una instalación conjunta, ha explicado en un comunicado el Ejecutivo foral.

La depuradora se ha ubicado en una finca rústica del municipio de Allín, en la margen derecha del Ega. Hasta ella llega un emisario con los vertidos de Arbeiza, al que se ha incorporado también el vertido procedente de Zubielqui. De esta manera se han centralizado todos los vertidos en un único colector, cuestión que simplifica su posterior mantenimiento.

La nueva instalación contempla un filtro biológico y una laguna de seguridad, actuando éste segundo como espacio de retención del agua -si fuera necesario en fuertes tormentas- y también como otra etapa más de limpieza. Sus dimensiones son 14 metros de largo por 8 de ancho, con una profundidad de 2 metros, lo que supone un volumen total de 224 metros cúbicos. La depuradora está diseñada para tratar un caudal medio de 85 metros cúbicos diarios (casi un litro por segundo). Así lo ha explicado esta mañana el gerente de NILSA, Fernando Mendoza, a las autoridades (enumeración) durante su visita.

Este proyecto se enmarca en el objetivo de dotar de estaciones depuradoras a todas las localidades de menos de 200 habitantes, aunque ya dispongan de fosas sépticas -en la actualidad hay casi medio millar en Navarra-, dado que estas instalaciones son más completas y fiables. A día de hoy únicamente el 1,5% de la población no cuenta con saneamiento completo, sobre un censo de aproximadamente 650.000 personas. Se trata de poblaciones muy dispersas, como lugares habitados montañosos, caseríos, núcleos poblacionales muy dispersos, señoríos o casas aisladas. «Su impacto es muy leve sobre el medio ambiente, ya que se trata vertido doméstico, en el que no existe carga industrial nociva, sino únicamente orgánica», ha apuntado el Gobierno de Navarra.

En este marco, el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano 2019-2030 prevé que el saneamiento con este tipo de sistemas biológicos se extienda a todos los núcleos de más de 100 habitantes, un objetivo complejo como se ha indicado, pero hacia el que se encaminan proyectos como esta depuradora.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.