La Biblioteca Municipal de Dicastillo acogerá la proyección de «Ezkaba: la gran fuga de las cárceles franquitas, 1938»

Proyección del Documental y charla de Iñaki Alforja

Viernes 31 de mayo, 19,30 h

Biblioteca Municipal de Dicastillo

En enero de este año inauguramos las Jornadas de Memoria Histórica con la charla sobre la Gran fuga del Fuerte de San Cristóbal y Juan Alzuaz, uno de los organizadores y su relación con Dicastillo. En este mes de mayo, aniversario de aquella evasión multitudinaria, se proyectará el documental titulado “Ezkaba. La gran fuga de las cárceles franquistas”, y contaremos con la presencia de su director, Iñaki Alforja, que detallará cómo se hizo el documental con testimonios de los protagonistas supervivientes y sus familiares, cómo fue el proceso de documentación, y los hallazgos inesperdos.

El 22 de mayo de 1938, 795 presos se fugaron del Fuerte de San Cristóbal. En sólo media hora un grupo de 30 prisioneros logró reducir a carceleros y militares y abrir las puertas a la libertad, para que cientos y cientos de compañeros salieran corriendo en desbandada ladera abajo del monte Ezkaba, con la meta puesta a 60 Km en la frontera con Francia, hoy convertida en ruta de la Memoria hasta Urepel donde se ha inaugurado recientemente un monumento a uno de los tres presos que logró pasar la frontera. 210 murieron cercados en la cacería desatada por la guardia civil, falangistas y requetés que peinaron el monte Ezkaba y los pueblos cercanos. Otros 14 fueron condenados a muerte y fusilados en la Vuelta del Castillo el 8 de agosto.

Conoceremos testimonios de las condiciones de vida en el penal, atestado de 2500 presos políticos y sociales que desde el inicio de la guerra fueron trasladados desde Navarra, País Vasco, Galicia, Asturias, Santander, Castilla, Andalucía, Aragón y otros muchos lugares. Sobrevivían en condiciones infrahumanas, mal alimentados, durmiendo hacinados sobre suelos mojados, con el frío calado en los huesos y sin ropa de abrigo, maltratados con extrema violencia y asesinados impunemente o víctimas de enfermedades mortales como la tuberculosis. El penal se convirtió en sanatorio antituberculoso en su última etapa.  El cementerio de las Botellas conservó los nombres de cientos de fallecidos que por fin pudieron ser entregados a sus familias tras las campañas de excavación. 

Hoy el Fuerte de San Cristóbal está declarado Lugar de Memoria de Navarra.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.