La AVT dice que son «tiempos difíciles para víctimas del terrorismo» y critica el «protagonismo político» de EH Bildu

Navarra cuenta con 104 personas adheridas a la Asociación de Víctimas del Terrorismo

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), Maite Araluce, ha afirmado que son «tiempos difíciles para las víctimas del terrorismo» debido, principalmente, a la derogación de la política de dispersión de presos «sin exigir un mínimo de arrepentimiento» y por el «papel protagonista en la política actual», tanto a nivel nacional como en Navarra, «de los sucesores del brazo institucional de ETA», en referencia a EH Bildu.

Así se ha pronunciado este miércoles en una sesión de trabajo parlamentaria, donde ha añadido que «el homenaje, prácticamente a diario, en las calles de País Vasco y Navarra a terroristas etarras no ayudan». La asociación cuenta con más de 4.800 asociados en toda España, 104 de ellos en Navarra. De esos 104, 23 son familiares de heridos, 26 son heridos y 55 son familiares de fallecidos. La mayoría, 89, han sufrido atentados en Navarra, y 15 fuera de la Comunidad.

Según ha explicado Araluce, en el último año la asociación ha realizado 9.840 contactos con víctimas de terrorismo, consistentes en evaluaciones, seguimiento, orientaciones, intervenciones sociales, asesoramiento legal o asistencia jurídica. Concretamente, desde el comienzo de la derogación de la política de dispersión, se ha contactado «con casi 126 víctimas para informales del traslado o progresión de grado de los asesinos de sus seres queridos».

«De esas 126, la mayoría manifiestan reacciones de rabia, enfado y resignación», ha indicado Araluce, quien ha añadido que «29 de ellas están en seguimiento psicológico dado el estado en que se encuentran», debido también, según los informes realizados por la asociación, al «protagonismo político de Bildu», por lo que reclaman la «adopción de medias judiciales para evitarlo».

«Gestionar el escenario post-ETA es gestionar esto. Es gestionar este sentimiento generalizado que tienen las víctimas del terrorismo de que ETA ha ganado y que su sufrimiento ha sido en vano y en balde. Cuando hablamos de la obligación moral que tienen las instituciones de reparar las víctimas de terrorismo, no solo hablamos de una reparación material, sino también de la necesidad de una reparación moral, que pasa necesariamente por la defensa de la memoria, la verdad, la dignidad y la justicia», ha reivindicado.

A su juicio, esta «defensa» pasa «necesariamente» por la «obligación de deslegitimar política y socialmente a los que hasta antes de ayer aplaudían el asesinato de nuestros seres queridos y a día de hoy siguen sin reconocer que no tuvieron ninguna justificación». En este sentido, ha considerado que «los que homenajean a terroristas o colaboradores» no pueden ser «actores políticos válidos». «Por mucho que sean legales, que desde la AVT lo ponemos en duda -y por eso venimos recopilando desde hace años cientos de indicios para su ilegalización-, no podrán ser morales mientras no defiendan que la violencia de ETA no tuvo ninguna justificación», ha subrayado, tras añadir que EH Bildu «no es un partido progresista ni es un partido que tenga una agenda social».

«Es el partido sucesor del brazo institucional de ETA, que a día de hoy sigue homenajeando a terroristas, defendiendo que algunos asesinatos de ETA estuvieron justificados», ha criticado Araluce, quien ha subrayado que «si no se deslegitima desde las instituciones que el uso de la violencia tuvo alguna justificación, nos arriesgamos a que vuelva a pasar porque el mensaje que mandamos a los jóvenes es muy peligroso».

También se ha referido al acuerdo para transferir las competencias de Tráfico a la Comunidad foral, y ha afirmado que la «retirada de la Guardia Civil de Navarra» es una «cesión a una reivindicación histórica de ETA, una más a cambio de mantenerse en el sillón». Araluce, que ha mencionado que según un estudio el 26% de los jóvenes en Navarra «justifican el posible uso de la violencia para conseguir un objetivo político», ha subrayado que esa cifra «revela que todavía queda aún mucho por hacer». En este sentido, ha señalado que el Gobierno de Navarra es «pionero» en el trabajo realizado en las aulas.

Por otro lado, tras reclamar el «aislamiento político de los que no condenan la violencia», ha añadido que «no se puede estar con las víctimas y a la vez pactar con los que defienden el asesinato, la amenaza y la extorsión como método para hacer política». «De lo que hagamos ahora y de cómo lo hagamos nos jugamos que la muerte de nuestros seres queridos no haya sido en vano, que tanto dolor no haya servido para nada», ha concluido.

En nombre de Navarra Suma, el parlamentario Iñaki Iriarte ha mostrado su «apoyo» a la AVT y ha añadido que es «desolador» escuchar que «corren tiempos difíciles para las víctimas». También ha señalado que «hay una serie de pactos que no son legítimos mientras no se consiga la condena firme del terrorismo por parte de los sucesores legales de Batasuna». «Hace un daño enorme a la democracia y no ofrece las suficientes garantías de no repetición», ha subrayado.

Por parte del PSN, la parlamentaria Inma Jurío ha afirmado que «pese a que no compartan las actuaciones políticas o los pactos políticos a los que estemos llegando o la forma de aplicar la legislación penitenciaria», los socialistas van «a seguir trabajando, estando al lado de las víctimas».

Jabi Arakama, parlamentario de Geroa Bai, ha condenado «todas las vulneraciones de derechos humanos, también las cometidas por la banda terrorista ETA», incluyendo «determinados actos que suponen una revictimización», como los ‘ongi etorris’. Sin embargo, ha considerado «compatible» esta condena con «mantener una postura favorable al fin del alejamiento y la dispersión». Así, Arakama ha defendido una «progresión de grados penitenciarios normalizada dentro de la aplicación ordinaria de la legislación penitenciaria», y ha abogado por «políticas activas de reinserción».

Finalmente, el parlamentario de EH Bildu Txomin González ha destacado «el respeto que nos merecen todas las víctimas, por supuesto las víctimas de ETA», si bien no ha compartido «en absoluto» ciertas consideraciones políticas, como la actual política penitenciaria, que a su juicio es «positiva», «la situación política en Navarra o los acuerdos políticos que desde EH Bildu llegamos con las diferentes fuerzas políticas». Este último aspecto, según ha apuntado, «es lo que hace que la convivencia, la paz, el reconocimiento, la reparación y la justicia para todas las víctimas sea, probablemente, más posible».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.