La adaptación de Don Quijote del Ballet de Catalunya llega al Teatro Gayarre por el Día Internacional de la Danza

PAMPLONA, 27 (EUROPA PRESS)

En conmemoración del Día Internacional de la Danza, que se celebra el 29 de abril, el Teatro Gayarre ha programado este viernes a las 20 horas el espectáculo Don Quijote, de la mano del Ballet de Catalunya. Se trata de una adaptación del emblemático montaje del coreógrafo y creador del ballet clásico ruso Marius Petipa, que se ha llevado a
cabo bajo la dirección artística de Elías García y Larissa Lezhnina dando lugar a una composición de ballet clásico fiel a su autor y enriquecida con toques de flamenco y danza española. Las entradas se encuentran disponibles tanto en www.teatrogayarre.com como en taquilla.

La compañía se adentra en esta producción en la España manchega, aragonesa y en la capital catalana, Barcelona. Todos ellos, ha explicado el Gayarre, escenarios de una de las obras más carismáticas de la literatura española, convertida en uno de los clásicos del repertorio «en donde el ballet se impregna de una gran riqueza
folclórica y en el que abundan la fiesta de las tabernas y sus grandes pasiones escondidas».

La adaptación original de la obra de Cervantes fue coreografiada por Marius Petipa con música de Ludwig Minkus y se basa, más concretamente, en el episodio de ‘Las bodas de Camacho’ que se encuentra en la segunda parte de la obra. El montaje fue estrenado en el Teatro Imperial Bolshoi de Moscú el 14 de diciembre de 1869.

UNA ADAPTACIÓN CONSERVADORA A LA VEZ QUE INNOVADORA

El Ballet de Catalunya interpreta una versión adaptada a un formato con personalidad propia, con el que se ha querido condensar la historia, con la danza como eje principal y motor de toda la trama. El uso de proyecciones y narraciones sitúan al espectador en todo momento, incluso a aquellos que no sean conocedores de la obra de Cervantes o de la coreografía del propio Petipa, han explicado.

La obra se presenta en dos actos, en lugar de los cuatro que originariamente la conforman. Se trata de una versión que suprime la pantomima y traslada todo el protagonismo a la danza. El objetivo es «intensificar las emociones y el dinamismo que se condensan gracias a la interpretación de los 26 bailarines que componen este espectáculo del Ballet de Catalunya».

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.