Identificado por extorsionar a un joven haciéndose pasar por una banda de sicarios

PAMPLONA, 27 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Navarra ha puesto a disposición de la autoridad judicial en calidad de investigado a un vecino de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) de 26 años como presunto autor de un delito de extorsión a un joven de 18 años.

La investigación se inició tras la presentación de una denuncia en la Oficina de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil de Mendavia. En su declaración, el joven de 18 años manifestó haber recibido amenazas telefónicas para abonar dinero después de haber contactado con una mujer a través de una página web de citas, según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

Los mensajes que recibía la víctima, a través de una aplicación telefónica, provenían desde diferentes números de teléfono, identificándose como una banda de sicarios y en los que le exigían una cantidad de dinero por molestar a una de sus empleadas. Los supuestos sicarios amenazaron de muerte a la víctima si no abonaba el dinero.

Una vez recibidas las amenazas, la víctima realizó hasta cinco pagos de diferentes cantidades para satisfacer las solicitudes de los extorsionadores. Fueron cinco los ingresos ya que cada vez que abonaba la cantidad, le volvían a exigir más dinero, obteniendo la cantidad de 6.500 euros.

Con el avance de la investigación se obtuvo la identificación de la persona que presuntamente realizaba las amenazas a través de una aplicación telefónica de mensajería instantánea desde diferentes terminales móviles. Esta persona resultó ser un hombre de 26 años, vecino de Hospitalet de Llobregat.

Se le ha atribuido a esta persona la autoría de las diferentes amenazas, por lo que ha sido puesto a disposición del Juzgado de Guardia de Estella en calidad de investigado como presunto autor de un delito de extorsión.

RECOMENDACIONES

Ante estas situaciones, la Guardia Civil recomienda mucha precaución con llamadas entrantes con prefijos desconocidos o numeración oculta. Una vez atendida una llamada de extorsión, se debe mantener en todo momento calma y serenidad; escuchar y dejar hablar al interlocutor, grabando la conversación si es posible, y no facilitar nunca durante una llamada datos personales, familiares, de ubicación o de contacto.

La víctima no debe efectuar nunca por su cuenta pagos monetarios o entrega de efectos de valor requeridos por el extorsionador y no debe dudar en cortar la comunicación, ya que posiblemente desistirán y buscarán otra posible víctima.

Asimismo, se aconseja escribir inmediatamente todo lo que se recuerde y denunciar siempre los hechos a la Guardia Civil u otras policías.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.