General Mills de San Adrián asegura que «trabajan con normalidad» y «están buscando soluciones para mantener la producción»

Factoría General Mills (Navarra) GENERAL MILLS

Fuentes de la empresa afirman que aunque la guerra de Ucrania ha complicado «críticamente» la situación, la planta continúa operando «con normalidad» y «solo se produciría un ERTE en caso de imposibilidad de continuar con la actividad»

La empresa General Mills de San Adrián asegura que «están buscando soluciones en el mercado mundial de suministros para mantener la producción y asegurar la normalidad» tras el reciente aviso de un posible ERTE en la compañía.

Así lo han asegurado fuentes de la empresa, que afirman que aunque la guerra de Ucrania ha complicado «críticamente» la situación por la falta de suministros como el aceite de girasol, la planta continúa operando «con normalidad» y por el momento «se prevé que así siga siendo».

De este modo, el posible ERTE del que alertaron es una medida preventiva que «solo se produciría en caso de imposibilidad de continuar con la actividad», han afirmado fuentes de la empresa, que aseguran que mantendrán informados a los representantes de los trabajadores de la evolución de los acontecimientos con un «compromiso total con San Adrián y su plantilla, y su rol estratégico en su red de producción global».

Por otro lado, ante la huelga de tres días el 15,16 y 17 de marzo ante «la actitud de la empresa en el incumplimiento del convenio colectivo» convocada por los sindicatos ELA, LAB y USO, que no es compartida por CCOO y UGT, desde la empresa señalan que han estado «en contacto regular con el Comité de Empresa para alcanzar un acuerdo en relación a la aplicación del acuerdo colectivo existente».

«Teniendo en cuenta la complejidad del actual contexto económico, General Mills está comprometida en hacer lo correcto. Por lo tanto, tomará un enfoque prudente en relación a las negociaciones, teniendo en cuenta el interés de los empleados al tiempo que hacemos más sostenible el futuro de la planta de San Adrián», han señalado desde General Mills.

Por parte de los representantes  sindicales de LAB, ELA y USO, el motivo de la huelga es que «la empresa se niega a aplicar la revisión salarial sobre IPC + 0,5% con carácter retroactivo a 1 de enero de 2021», han afirmado, para agregar que «la cifra pendiente supone un 5,2% del salario anual» , una cantidad que «supone más de 1.000 euros brutos a cualquier trabajador o trabajadora de la planta».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.