El Valle de Yerri no tendrá que pagar 5 millones por denegar la licencia para la ampliación de una cantera en Bearin

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por la empresa Canteras y hormigones VRE, S.A. por la que se solicitaba al Ayuntamiento del Valle de Yerri el pago de una responsabilidad administrativa y patrimonial por importe de 4.968.643.76 euros por los daños ocasionados por la licencia de actividad que el consistorio denegó en 2004 para el proyecto de ampliación de explotación de la cantera Estandeta III en Bearin.

Contra la sentencia, que declara en firme la emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra en mayo de este año, no cabe recurso alguno «por lo que se cierran más de quince años de proceso judicial», ha destacado en una nota el Grupo Municipal Iranzu, al frente del Ayuntamiento del Valle de Yerri, que ha mostrado su «total satisfacción» por la decisión del Tribunal Supremo.

Desde el Consistorio, han subrayado que «siempre hemos actuado conforme a derecho y siempre hemos actuado con transparencia en defensa de nuestros vecinos y vecinas de Bearin», Han resaltado que «excepto la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de 2015, todas las sentencias han sido favorables al Ayuntamiento» y ahora la decisión de Tribunal Supremo «avala definitivamente la posición del consistorio».

El Grupo Municipal Iranzu ha destacado que «la sentencia supone cerrar un capítulo que creaba inquietud en el Valle, pese estar completamente seguros de que desde el consistorio siempre habíamos obrado adecuadamente».

Según ha recordado en una nota, el Ayuntamiento del Valle de Yerri denegó en 2004 a Vresa la licencia de actividad para su proyecto de ampliación de su cantera en Bearin, que explota desde hace décadas. «De este modo, la ampliación no se lleva a cabo y Vresa cesa su actividad en la zona, iniciándose un largo recorrido por las diferentes instancias judiciales», durante el cual «ni los juzgados Contenciosos – Administrativos ni la Sala de lo Contencioso del Superior de Justicia de Navarra decretaron la nulidad de las actuaciones municipales, hasta que en el año 2015 el Tribunal Superior de Justicia de Navarra falla para que el Ayuntamiento conceda la licencia de apertura».

En 2016, Vresa reclama al Ayuntamiento cerca de cinco millones de euros por «daños sufridos por la denegación de la licencia» desglosados en conceptos como «daño emergente» por el transporte de caliza entre la Cantera de Murieta a la Planta de Berain o «lucro cesante» por «los beneficios no obtenidos al no haber podido llevar a cabo las labores extractivas del proyecto resultantes de la ampliación de la cantera». También reclama al Ayuntamiento costes de reanudación de actividad y costes de asesoramiento legal e intereses, ha explicado el Grupo Municipal Iranzu .

El pleno del Ayuntamiento del Valle de Yerri «desestimó en octubre de 2017 íntegramente las pretensiones de Vresa» al entender que «la situación de crisis impedía a la empresa obtener el lucro cesante solicitado y, por tanto, no procede una la reclamación que se fundamenta en meras expectativas y en una estimación de ingresos cuya procedencia era más que dudosa».

«Dicho acuerdo municipal fue avalado por el Consejo de Navarra -Dictamen 41/2017 de 9 de octubre- y confirmado tanto por el Juzgado de lo Contencioso – Administrativo nº 3 de Pamplona -Sentencia 11/2019- como por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra -Sentencia de apelación 202/2019-«, ha destacado.

Como última instancia, Vresa acudió al Tribunal Supremo que ha decidido no admitir el recurso de casación y declarar firme la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que «avalaba las tesis» del Ayuntamiento de Yerri. Además la sentencia obliga también a Vresa a hacerse cargo de los costes legales del Ayuntamiento.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.