El río Ega, en alerta ante el riesgo de inundaciones

Las intensas precipitaciones en forma de agua y de nieve caídas durante los últimos días han provocado un notable crecimiento de los caudales en los principales ríos navarros, entre ellos el Ega y el Ebro a su paso por la Ribera estellesa.

En la ciudad de Estella, el río Ega experimentó un considerable aumento de caudal el fin de semana, que se ha ido reduciendo paulatinamente en las últimas horas . Sin embargo, en la estación de aforo de Andosilla (foto), la vía fluvial presenta  una altura que supera los 2,67 metros y un caudal de 128 metros cúbicos (m3) por segundo. Por su parte el río Ebro ronda en Mendavia una altura de cuatro metros, según datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Aranarache (Améscoa)
Aranarache (Améscoa)

Las nevadas han sido también intensas en buena parte de Tierra Estella, especialmente en zonas del parque natural de Urbasa-Andía, las Améscoas y los valles de Yerri, Guesálaz y Goñi, con espesores que superaban los 20 centímetros. En Estella se han registrado precipitaciones en forma de lluvia y aguanieve midiéndose en el observatorio del Gobierno de Navarra de la capital comarcal cerca de 50 litros por metro cuadrado (m2).

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.