El Plan de Empleo de Cruz Roja atendió en 2022 a más de 3.600 personas en Navarra y consiguió 642 inserciones laborales

PAMPLONA, 30 (EUROPA PRESS)

El Plan de Empleo de Cruz Roja Navarra contó en 2022 con la participación de 3.676 personas (1.148 hombre y 2.528 mujeres), consiguiendo 642 inserciones (436 mujeres y 2026 hombres), con un total de 878 contratos laborales (621 mujeres y 257 hombres). A nivel nacional, Cruz Roja atendió hasta 135.185 personas, de las cuales 25.374 han conseguido un puesto de trabajo.

En una nota de prensa con motivo de la celebración este lunes del 1º de Mayo, Día del Trabajo, Cruz Roja ha hecho balance de los «buenos resultados» de su Plan de Empleo. Un programa que «no sólo se centra en las necesidades y respuestas» de las personas vulnerables y su inserción laboral, «sino también en la oferta y oportunidades del mercado laboral en su conjunto, y las que ofrecen las empresas a nivel particular». Es por ello que Cruz Roja trabaja en la cooperación empresarial de manera continuada a lo largo del año para «fomentar mercados inclusivos y sensibilizar sobre ello, con reuniones con empresas aliadas y nuevas empresas de todos los tamaños».

Así, en 2022 ha conseguido trabajar con hasta 14.859 empresas colaboradoras (700 en Navarra), de las cuales, 8.526 han facilitado la contratación de personas vulnerables usuarias de Cruz Roja (252 en Navarra). Además, 4.243 (252 en Navarra) se han implicado «de manera proactiva en impulsar entornos inclusivos», participando en las campañas de Cruz Roja y realizando acciones de sensibilización.

Asimismo, hasta 1.038 han participado en sesiones de orientación a participantes, 792 en acciones de formación, y 755 han colaborado en otro tipo de actividades que ayudan a la inserción laboral de los colectivos con los que trabaja Cruz Roja (jóvenes, desempleados de larga duración, mayores de 55, mujeres, etc.).

22 AÑOS DEL PLAN DE EMPLEO DE CRUZ ROJA

Maite Iriso, coordinadora del Área de Empleo de Cruz Roja Navarra, ha señalado que «tener un Plan de Empleo significa poder contribuir a que las personas tengan derecho al trabajo, se favorezca la igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo con independencia de su sexo, origen racial o étnico, religión o convicciones, edad u orientación sexual, en igualdad de trato y de oportunidades en relación con el empleo para personas y grupos infrarrepresentados a fin de mejorar sus perspectivas de empleo o trabajo».

Durante toda su historia ha trabajado con más de 984.955 personas, de las cuales 231.277 han conseguido un puesto de trabajo. El 57% de las atendidas eran mujeres, y de ellas, un 4% mujeres víctima de violencia de género, es decir, más de 17.700 mujeres víctimas de violencia de género han sido ayudadas por Cruz Roja para que «puedan participar en igualdad de condiciones en el mercado laboral». Del total de personas atendidas, el 31% son personas paradas de larga duración.

En el caso de Navarra son 13.035 personas atendidas en estos 20 años (8.486 mujeres y 4.594 hombres). De ellas, 126 eran mujeres víctimas de violencia de género y 1.100 jóvenes en riesgo de exclusión.

Para hacerlo posible, han sido necesarias más de 253.000 alianzas a través de más de 70.000 empresas colaboradoras, desde la realización de prácticas no laborales, hasta la simulación de procesos de selección de trabajo, pasando por charlas especializadas en oficios y ámbitos concretos.

Cruz Roja ha destacado que 1 de cada 4 personas que ha participado en alguna iniciativa del Plan de Empleo ha conseguido un puesto de trabajo, y que 6.272 personas han puesto en marcha su propia iniciativa empresarial.

En Navarra, han participado 3.372 empresas a través de 6.485 colaboraciones y 4.594 ofertas de empleo. El resultado final: 4.022 inserciones laborales y 8.011 contratos, el 30% de participantes.
En 22 años de historia, el Plan de Empleo ha llegado a consolidar 537 puntos de atención mediante las Asambleas territoriales de Cruz Roja.

Según explica la entidad, actualmente el foco se pone en «la transformación que el mercado laboral está teniendo, cómo el impacto de la tecnología va a generar nuevos puestos de trabajo, el impulso que se está dando al empleo verde, etc». «Todo ello hará necesario nuevas adaptaciones en las respuestas que se ofrezcan a las personas, en adaptar el contenido de las capacitaciones para que se ajusten a lo que las empresas necesitan, el acompañamiento que las personas van a demandar para conocer y saber en qué consisten esas transformaciones, qué nuevos requerimiento van a solicitar las empresas, qué mecanismos nuevos se van a producir para reclutar personal y cómo pueden hacerlo», ha indicado.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.