El periodista Philip Obaji Jr. y la Fundación Wassu obtienen ‘ex aequo’ el Premio Internacional Jaime Brunet

PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS)

El periodista y activista nigeriano Philip Obaji Jr. y la entidad sin ánimo de lucro Fundación Wassu han obtenido ‘ex aquo’ el Premio Internacional Jaime Brunet a la Promoción de los Derechos Humanos de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), cuyo fallo se ha dado a conocer este viernes, víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos.

De Philip Obaji Jr., el jurado ha destacado su «valiente actividad como periodista» por su documentación de «más de un centenar de abusos contra los derechos humanos cometidos por parte de mercenarios del Grupo Wagner y sus aliados en África Occidental, especialmente en Mali y la República Centroafricana, a pesar de las amenazas, en un contexto extremadamente peligroso, desenterrando y retratando vívidamente las historias individuales de personas desplazadas y refugiadas en África Occidental y Central», entre otros aspectos.

En el caso de la Fundación Wassu, el jurado ha subrayado su trabajo de «decidida lucha contra la mutilación genital femenina» desde su creación en Gambia en 1999 por la profesora Adriana Kaplan, antropóloga y catedrática de Transferencia Social del Conocimiento de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El nombre los premiados se ha desvelado en un acto en el que han estado presentes Joaquín Mencos Doussinague, presidente del jurado y vicepresidente de la Fundación Brunet, y el vocal de la Fundación Patricio Hernández Pérez. El premio está dotado con 36.000 euros, cantidad que se repartirá a partes iguales entre la persona y la entidad premiadas, esto es, sendos 18.000 euros.

VIOLACIONES, TORTURAS, AMENAZAS DE MUERTE Y LUCHA CONTRA LA MGF

En el caso de Philip Obaji Jr., el fallo también destaca su «cobertura informativa de las víctimas de Boko Haram en Nigeria y de los abusos cometidos contra las mujeres en Mali, vendidas a traficantes en Níger», así como la denuncia del «empleo de Facebook por parte de los traficantes para explotar a los refugiados cameruneses en Nigeria», labor que ha contribuido «a la sensibilización de los gobiernos y los actores humanitarios». El periodista africano es corresponsal del periódico The Daily Beast, desde donde realiza su labor de denuncia de estas violaciones de derechos humanos.

Tal y como se explica en la documentación de la candidatura al premio, el periodista desarrolla su labor en un contexto muy peligroso. Algunas de sus fuentes en la República Centroafricana han sido asesinadas o han desaparecido en «circunstancias misteriosas» y él mismo ha escapado de un intento de captura de Boko Haram. Además, tal y como se detalla en la candidatura, su foto circula en foros de internet de trolls rusos, donde es señalado como un «agente del mundo occidental» que debe ser eliminado, debido a sus denuncias sobre el grupo paramilitar ruso Wagner que, además de operar en África, también lo hace en Ucrania. En ambos lugares, el periodista ha documentado y denunciado violaciones, torturas y asesinatos a manos de estos mercenarios, añade.

En cuanto a la Fundación Wassu, algunos de los logros más destacables en Gambia, tal y como se detalla en el fallo, han sido los de levantar el veto que prohibía hablar de la mutilación genital femenina (MGF), la propuesta de un ritual alternativo de «iniciación sin mutilación», la realización de estudios clínicos que aportan evidencia científica sobre las consecuencias para la salud de esta agresión, la organización de foros internacionales para abordar la cuestión, la creación de un Programa Nacional de Formación a profesionales de la salud, el desarrollo de un currículum académico junto con la publicación de un manual en prevención y atención (incorporado en todas las escuelas de Ciencias de la Salud de Gambia), y, por último, la promulgación en 2015 de una ley que prohíbe la mutilación genital femenina en este país africano.

En Gambia, se calcula que 12.623 personas han sido beneficiarias directas de las acciones de sensibilización y formación implementadas por la Fundación, que trabaja promoviendo y asegurando el abandono de la MGF entre las futuras generaciones. Además, la metodología diseñada e implementada ha sido también exportada a Kenia, Tanzania y Senegal. Tal y como se pone de manifiesto en el fallo, todas estas actividades «han tenido, además, su réplica en España, donde se ha desplegado una decisiva intervención preventiva contra este tipo de prácticas en nuestro país».

LA FUNDACIÓN Y EL PREMIO BRUNET

La Fundación Jaime Brunet es una fundación cultural privada, cuyos fines son el fomento del respeto a la dignidad humana, a las libertades fundamentales y a los derechos humanos, así como la erradicación de situaciones y tratos inhumanos o degradantes. Entre otras actividades, convoca el premio Jaime Brunet Romero con el fin de distinguir un trabajo científico, literario o audiovisual o la trayectoria de una persona o institución que haya destacado en la promoción de los derechos humanos. En total, la fundación ha concedido desde 1998 veintidós Premios Internacionales Jaime Brunet; el último, en 2021, a Monseñor José Luis Azcona.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.