El Parlamento de Navarra aprueba los cuartos Presupuestos de la legislatura

EH Bildu vuelve a facilitar la aprobación de las cuentas, mientras NA+ advierte que Navarra está «peor» que hace cuatro años

PAMPLONA, 22 (EUROPA PRESS)

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves los Presupuestos Generales de Navarra para el año 2023, los cuartos y últimos de esta legislatura.

Al igual que en los debates de los años precedentes, el Gobierno foral ha hecho valer el acuerdo presupuestario con EH Bildu, de forma que las cuentas han salido adelante con el apoyo de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, y la abstención de EH Bildu.

Navarra Suma, que ha votado en contra de los Presupuestos, ha afirmado que Navarra está «peor» ahora que hace cuatro años y que sólo puede dar una «rotunda negativa a seguir empobreciendo esta Comunidad».

Los Presupuestos para el ejercicio 2023 están cifrados en 5.748.951.173 euros, de los que 5.238.730.313 corresponden al gasto no financiero (departamentos del Gobierno de Navarra, Parlamento de Navarra y Consejo de Navarra) y el resto, 510.220.860 euros, al gasto financiero (amortización de deuda y pago de intereses).

El techo de gasto no financiero supone un incremento del 9,28% respecto al Presupuesto de 2022, que ascendía a 4.767.034.210 millones de euros, lo que arroja una diferencia en términos absolutos de 471 millones de euros, 249 de los cuales proceden de los fondos europeos.

En el transcurso del debate parlamentario se han debatido más de 700 enmiendas (382 de Navarra Suma, 93 de Geroa Bai, 83 de PSN, 47 de EH Bildu, 15 de I-E y 14 de Podemos, y 89 en diferentes combinaciones) y se han aprobado 347, todas suscritas en diferentes combinaciones por PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, por un valor total de 16.449.369 euros.

La parlamentaria de Navarra Suma María Jesús Valdemoros ha afirmado que «por mucha campaña publicitaria que haga el Gobierno de Navarra de sus medidas, los resultados son los que son», y ha advertido a la presidenta María Chivite de que «deja una Comunidad peor de lo que se la encontró, más empobrecida y menos competitiva, este es su legado». «Deja a numerosos colectivos enfadados y decepcionados, engañados. Policías forales, bomberos, personal sanitario, transportistas, agricultores, cazadores, ganaderos, autónomos, empresarios, ciudadanos que pagan cada vez más impuestos y reciben peores servicios públicos, las víctimas de ETA que en Navarra no le perdonan sus pactos con quienes defendían y jaleaban los asesinatos de sus seres queridos, los mismos con quienes dijo en numerosas ocasiones que no pactaría», ha censurado.

Valdemoros ha señalado que Chivite «ha querido dar una imagen de pluralidad, pero es una patraña, no ha querido negociar con Navarra Suma». «Tenía clarísimo que no iba a llegar a acuerdos con nosotros porque se lo marcaban Madrid y sus socios preferentes», ha dicho, para afirmar que el voto de Navarra Suma «solo puede ser el de la rotunda negativa a esas políticas, la rotunda negativa a seguir empobreciendo esta Comunidad, a seguir blanqueando y fortaleciendo a una formación política, EH Bildu, que quiere que Navarra desaparezca».

El portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, ha defendido que la aprobación de los Presupuestos muestra «un Gobierno estable y sólido en medio de la tempestad, un Gobierno que fomenta la convivencia, que se centra en las personas y sus necesidades, y en frente hay una oposición rancia, con fórmulas del pasado para soluciones que necesita el presente, que no quiere el bien común de la ciudadanía navarra».

Alzórriz ha afirmado que en este debate se ve «quién está en política para buscar soluciones y aprobar propuestas y quién está para intentar destruir y degradar la política, oponiéndose a esas soluciones». «El PSN está comprometido con una Navarra progresista, con el impulso de los servicios públicos, con las mujeres y jóvenes de esta tierra, con las empresa y su futuro. El PSN es la alternativa a la derecha, este es el PSN que se presentará a las elecciones, el mismo que rechazó un chantaje envenenado -de Navarra Suma- para aprobar Presupuestos a cambio de excluir a partidos -EH Bildu-, el mismo PSN que ha permitido a Navarra Suma gobernar en algunas localidades y que aprobó sus Presupuestos cuando lo necesitaban los ciudadanos», ha asegurado.

El parlamentario de Geroa Bai Mikel Asiain ha señalado que Navarra encadena ocho años de Presupuestos aprobados y con las cuentas de 2023 «se da continuidad a la senda iniciada en 2015 con aquel histórico Gobierno del cambio». «Nos falta perspectiva temporal para valorar con amplitud de miras lo que supuso, pero no tengo ninguna duda de que con el paso de los años el análisis que se haga de aquella fecha pasará a los anales de la historia de esta Comunidad como la de la ruptura con lo que se había vivido con anterioridad, una ruptura total más allá de que lo hemos llamado cambio tranquilo, cambio tranquilo que seguimos preconizando hoy en día».

Así, Mikel Asiain ha mostrado su «satisfacción porque por octavo años consecutivo el Gobierno se dota del instrumento más importante para llevar a cabo las políticas acordadas, un acuerdo que recoge el apoyo de tres quintas partes del Parlamento y que se aprueba con la aportación de la mayoría progresista y plural de la representación de la sociedad navarra». No obstante, ha aprovechado su intervención para expresar sus criticas por «recortes» en el servicio LGTBI+ del Gobierno de Navarra y ha pedido al Instituto Navarra para la Igualdad que corrija esta situación.

La parlamentaria de EH Bildu Laura Aznal ha afirmado que «podemos decir con bastante satisfacción que hemos alcanzado un acuerdo presupuestario con el Gobierno de Navarra». «Este acuerdo es fruto de una decisión política muy meditada por parte de EH Bildu. Hemos sido capaces de alcanzar acuerdos para seguir configurando mayorías alternativas a la derecha», ha dicho.

Aunque ha señalado que «esta legislatura hemos perdido la oportunidad de conseguir cambios estructurales», Laura Aznal ha afirmado que su grupo «pone en valor el acuerdo y está satisfecho por la voluntad de diálogo y negociación mostrados por ambas partes, y este trabajo ha dado sus frutos, que se ven en la aprobación de estos Presupuestos». «Son ocho Presupuestos consecutivos, algo de lo que la derecha no puede alardear, no solo en el pasado, sino donde gobierna hoy en día, como el Ayuntamiento de Pamplona», ha asegurado.

Por parte de Podemos, Mikel Buil, ha valorado que estos son «los Presupuestos más expansivos que ha conocido Navarra y son unos Presupuestos de recuperación, después de una legislatura terrible con una pandemia que ha asolado la actividad económica y con un incremento del IPC que ha puesto en cuestión el propio desarrollo económico». «Tenemos una alegría, que son estos Presupuestos», ha asegurado.

Buil ha señalado que «las medidas no son suficientes, son parte del camino, de esta manera podemos ir avanzando y trabajando». «Estamos poniendo sobre la mesa solidez presupuestaria. Son unos Presupuestos buenos, dotados de una política expansiva de reconstrucción que nos va a permitir avanzar», ha asegurado.

Por último, la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha afirmado que «el contexto socioeconómico actual es muy complicado, con una inflación altísima, que se va conteniendo un poco, pero lo que no se contiene son los precios de los productos básicos para la vida, y no se contiene la pérdida de poder adquisitivo de miles de familias en Navarra». «Los Presupuestos aumentan un 9%, lo que es un dato importante», ha señalado, al tiempo que ha valorado también que «el 55% del peso del gasto social en el Presupuesto es fundamental».

Marisa de Simón ha reconocido que su apoyo a las cuentas tiene «reticencias, no son nuestros Presupuestos», pero ha dicho que no tiene «ninguna duda» de apoyar las cuentas.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.