El Ayuntamiento ha facilitado 13.398 pernoctas durante la ola de frío, entre el 17 de noviembre y el 31 de marzo

PAMPLONA, 4 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pamplona ha facilitado 13.398 pernoctas durante la ola de frío iniciada el pasado 17 de noviembre y finalizada el 31 de marzo. Con la ola de frío, al albergue ordinario de alta exclusión de Trinitarios, que oferta hasta 58 plazas con climatología adversa, se unió el albergue de Jesús y María, con 50 plazas más. Los dos albergues han estado funcionando al completo e incluso se ha derivado a personas a otros recursos, como hoteles y pensiones.

Estos recursos han atendido a 2.632 personas adultas solas y 72 unidades familiares, con un coste total de 658.200 euros. La concejala de Asuntos Sociales, Acción Comunitaria y Deporte, María Caballero, ha informado este martes en Comisión de Asuntos Ciudadanos del coste que ha supuesto este servicio para el Ayuntamiento de Pamplona. Tal y como ha indicado, el Gobierno de Navarra ha aportado 100.000 euros para los recursos extraordinarios y una financiación estimada de 42.144 euros, basándonos en porcentajes de 2022, a través de una colaboración interadministrativa para el albergue de Trinitarios, en lo que corresponde a los meses de ola de frío de noviembre a marzo.

El coste de la ola de frío en Trinitarios ha sido de 421.448,04 euros y el de los recursos extraordinarios, 236.752,14 euros, por lo tanto, el Ayuntamiento prácticamente ha costeado el 80% del gasto. El coste anual del servicio prestado en el albergue de alta exclusión es de 1.098.379,68 euros. De este total, el Gobierno asume una noche al año por persona diferente, con un máximo de 1.339 personas financiadas cada año, con lo que no se llega a cubrir ni un 10% del coste ejecutado.

El albergue de Jesús y María, situado en la calle Compañía, abrió sus puertas el 5 de enero para acoger a personas en situación de calle. En los casi tres meses que ha permanecido abierto por bajas temperaturas, 50 personas han pernoctado con opción a cena, desayuno y acceso a aseos y duchas. Con el cierre el 31 de marzo de este recurso provisional, el albergue vuelve a su uso habitual como albergue turístico o de peregrinos que realizan el Camino de Santiago.

El protocolo de ola de frío del Centro de Personas sin Hogar del Ayuntamiento de Pamplona se pone en marcha cuando las previsiones meteorológicas anuncian temperaturas inferiores a los tres grados centígrados. Mientras el protocolo está activo, si quedan plazas libres en el centro, no se le niega la acogida a ningún solicitante. Una vez cubiertas todas las plazas, el servicio deriva en la medida de lo posible a otros recursos, ha informado el Ayuntamiento.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.