El Ayuntamiento busca financiación de los fondos europeos para generar un nuevo mercadillo que sustituya al de Landaben

El proyecto inicial propone su establecimiento en la zona de Txantrea Sur, aunque se trata de un proyecto abierto sin ubicación definitiva

PAMPLONA, 14 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pamplona va a presentar a una de las convocatorias de fondos Next Generation EU relacionada con el comercio no sedentario un proyecto de cambio de ubicación y mejora del actual mercadillo del polígono de Landaben.

Según han informado desde el Consistorio en una nota de prensa, se trata de un proyecto «abierto» en cuanto a la nueva ubicación, que propone en primera instancia «la vuelta del mercadillo a sus orígenes», al barrio de Txantrea, en la zona de la nueva urbanización sur en el entorno de la iglesia de Santiago y el nuevo vial.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este viernes la participación del Ayuntamiento en la convocatoria de ayudas para el apoyo a mercados, zonas urbanas comerciales, comercio no sedentario y canales cortos de comercialización, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España.

El proyecto presentado cuenta con un presupuesto de 1.959.529,83 euros, IVA incluido, y sus detalles se darán a conocer en la Comisión de Presidencia del próximo martes.

El proyecto incluye no solo el cambio de ubicación, «aún por determinar de forma definitiva», sino también una modernización de sus puestos, sus instalaciones y su accesibilidad.

El actual mercadillo de Landaben, además de situarse «en la periferia de la ciudad», cuenta con «problemas de accesibilidad y de encaje en un entorno no amable para la actividad». La nueva localización que se plantee «debe garantizar una accesibilidad directa de toda la ciudadanía, la posibilidad de mejorar los puntos de venta y, en general, la potenciación del comercio no sedentario».

ACCESIBILIDAD Y SOSTENIBILIDAD

El proyecto que se va a presentar, con el traslado propuesto a la nueva urbanización de Txantrea Sur, se fundamenta en cinco ejes. El primero de ellos tiene que ver con la accesibilidad de la ciudadanía al mercado. Se considera necesario cambiar la ubicación actual, «alejada del centro urbano, por un nuevo lugar que favorezca el acceso directo y, principalmente, por medios sostenibles».

La elección propuesta en Txantrea supone, además, «devolver el mercado a sus orígenes en ese barrio, del que se tuvo que trasladar en los años 90 por falta de espacio».

Un segundo objetivo del proyecto es la implementación de los servicios necesarios «con los que debe contar un mercado no sedentario para que pueda cumplir su finalidad».

Se prevé la instalación de elementos de protección contra el viento y el agua para los puestos, colocar aseos en condiciones o mejoras en la iluminación, así como transformar el espacio para generar un mercado «accesible a todo tipo de colectivos» (rebajes, eliminación de obstáculos, señalización).

Aprovechando las instalaciones de protección de los puestos de venta, se contempla la ubicación en ellos de placas fotovoltaicas para la generación de energías limpias con las que dar suministro al propio mercado.

Ese tercer eje de transición energética e innovación «permitirá la creación de una comunidad energética para vecinos y de otros equipamientos para el entorno, como una red wifi que facilite nuevas formas de pago, la fidelización de clientela o el desarrollo de campañas de comercio».

Los dos últimos ejes tienen que ver con la revitalización del comercio, en el caso de esta propuesta, del barrio de Txantrea, «generando un nuevo foco de atracción que ayudará a impulsar establecimientos y hostelería de la zona y con el apoyo a los productores locales de las huertas de la Magdalena, a los que se facilita un traslado rápido y directo de los productos a su lugar de venta».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.