El año 2022 ha sido el más cálido y seco en Navarra desde que se tienen registros

Pedro Oria (AEMET) destaca la «máxima incertidumbre» por la situación de los embalses por la falta de precipitaciones

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS)

El 2022 ha sido el año más cálido y seco de Navarra desde que se tienen registros, destacando un mes de noviembre «histórico» en el que se registró una anomalía térmica de 4,5ºC por encima de la media.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología en Navarra, Pedro Oria, quien ha destacado que el 2022 «se ha salido por completo de las estadísticas», marcando hasta noviembre una anomalía de 1,9ºC que probablemente se sitúe en 2ºC al cerrar el año, duplicando al anterior año más cálido, 2020.

En cuanto a la predicción para el próximo trimestre (enero a marzo de 2023), ha explicado que los modelos dan unas probabilidades «muy altas» de que sea cálido o muy cálido en toda España, mientras que «no hay una señal clara» sobre el comportamiento de las lluvias en el conjunto de Europa.

Pedro Oria ha afirmado que estos datos responden a una tendencia de calentamiento global «inequívoca», ya que cinco de los diez años más calurosos de la Comunidad foral pertenecen a los últimos 12 años. En este sentido, ha resaltado que «2022 no va a ser el más cálido pero 2023 se espera todavía más caluroso a nivel global».

En cuanto a las precipitaciones, 2022 va a ser el año más seco desde que hay registros, con una anomalía del 69% y 555,4 mm, superando al año 1995 cuando la anomalía fue del 71% y 567,8 mm.

En este sentido, ha destacado la «máxima incertidumbre» ante la situación de los embalses en Navarra, que están «muy por debajo de lo normal», a pesar de las últimas lluvias. Faltan precipitaciones y nieves, ha remarcado Oria, que ha destacado que «la reserva de nieve es fundamental para nuestros ríos» para que con el deshielo en primavera «haya nuevas aportaciones» para sus cauces. No obstante, ha apuntado que es pronto para cerrar la posibilidad de que la situación de los embalses mejore.

EL OTOÑO MÁS CÁLIDO DESDE LOS AÑOS 60

En cuanto a la evolución del otoño en Navarra, ha destacado que ha sido el «más cálido desde al menos los años 60», con una anomalía promedio de 2,4ºC, siguiendo a un verano también «histórico» en cuanto a las altas temperaturas. En cuanto a las precipitaciones, en términos generales ha sido un trimestre seco, con un valor promedio del 77%. La distribución de las lluvias ha sido irregular con un 46% en Monteagudo frente al 111% en Areso.

Septiembre tuvo un comportamiento cálido, especialmente en la zona del Baztán, y en conjunto fue seco e incluso extremadamente seco, exceptuando las zonas cantábricas. Octubre fue «histórico» en cuanto «extremadamente cálido» con una anomalía térmica de 4,5ºC, superando los registradas en cualquier mes del año. Además fue «muy seco» y llovió una tercera parte de lo normal.

Finalmente, noviembre también tuvo un comportamiento muy calido y fue húmedo debido a que las lluvias fueron cuantiosas en la última quincena del mes. En este sentido, Pedro Oria ha destacado que, en el último mes, ha llovido tanto como desde finales de abril, con siete meses que han sido «extremadamente secos».

Por su parte, el mes de diciembre en Navarra ha estado caracterizado por temperaturas muy altas para la época y lluvias más o menos en relación con lo habitual. De cara a las últimas semanas del año, no se esperan lluvias los próximos días, dejando unas Navidades «secas» y con temperaturas «más altas de lo normal», con máximas en torno a los 15-17ºC.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.