Detienen a un matrimonio, cuya mujer cuidaba a una mujer de avanzada edad, por robar las joyas y efectos personales en Dicastillo

Los presuntos autores, un matrimonio, formado por un hombre y  una mujer, ambos de 40 años de edad, nacidos en Nicaragua y  con domicilio en Arróniz. La cuidadora estuvo contratada cuidando a la mujer de ochenta y nueve años  en la localidad de Dicastillo, durante cuatro años. Uno de los miembros del matrimonio, concretamente el varón , anteriormente había sido  detenido en Logroño en el mes de Junio del año pasado, por sustraer mas de  setenta  joyas y  piezas personales en las que obtuvo un beneficio de mas diez mil euros (10.000 euros), siendo el valor real superior a más de 40.000 euros.  Los autores  aprovecharon  la confianza que le otorgaba su condición de empleada en los cuidados de la mujer, para acceder a los enseres personales y joyas  de la misma

Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, han detenido a un matrimonio de cuarenta años de edad, como presuntos autores de la sustracción de joyas y efectos personales de una anciana, a la que cuidaban, en la localidad de Dicastillo  (Navarra).  

La primera detención se produjo por un hecho realizado en Logroño

 Los Agentes detuvieron en el mes de junio del año pasado al cuidador de un matrimonio de avanzada edad, como presunto autor de la sustracción de más de setenta  joyas y otros efectos de valor  en un domicilio céntrico de Logroño.

Dicho varón,  había sido contratado en el mes de febrero del año pasado, para que se hiciera cargo del cuidado de un  matrimonio de edad avanzada   (90 y 79 años).

No se pudo determinar el valor total de mercado de  las joyas sustraídas debido a que al tratarse de joyas familiares heredadas o adquiridas hace muchos años, y de gran valor económico y sentimental.  El autor obtuvo un beneficio de mas diez mil euros (10.000 euros) en la venta de más de setenta  joyas y  piezas personales  sin tener en cuenta más detalles, ni el valor original de las piezas, por lo que se estima que el valor real superará ampliamente los 40.000 euros.

Tras esta primera detención la investigación siguió abierta con la finalidad de poder encontrar otras posibles víctimas por el mismo autor de los hechos, dando como resultado que la pareja de este varón  desde marzo del año 2015 hasta marzo de 2019 había estado cuidando a una mujer mayor, de ochenta y  nueve años en la localidad de Dicastillo, tras un  laborioso análisis  se pudo determinar que dicha mujer durante los cuatro años en los que estuvo  al cuidado de esta persona de avanzada edad   había  ido sustrayendo numerosas joyas y efectos personales los cuales fueron posteriormente vendidos en diferentes establecimientos de compraventa de oro en la ciudad de Pamplona por el primer detenido, pareja de la cuidadora

Debido que  al tratarse de joyas familiares heredadas o adquiridas hace muchos años, y de gran valor económico y sentimental, no se pudo determinar el valor total de mercado de  las joyas sustraídas si bien los autores obtuvieron en esta segunda sustracción  un beneficio de mas cuatro mil euros (4.000 euros).Resultando una cuantía muy inferior al valor real de las joyas y monedas de oro vendidas, puesto que únicamente se tiene en cuenta su peso como metales  preciosos, el cual varía según cotización en el mercado, obviando el diseño, confección y antigüedad de la joya, siendo así mismo el precio pagado por este tipo de establecimientos sensiblemente inferior a la valoración de mercado.

Se aprovechan de la confianza depositada en su cuidado

En  ambos hechos delictivos  los autores aprovechan la confianza que le otorgaba su condición de empleado en los cuidados de las personas mayores dependientes de sus cuidados, para acceder a los enseres personales y joyas  de las víctimas y realizar la sustracción.

El daño moral que este tipo de hecho supone para la víctima, el cual se acrecienta si cabe al tratarse de personas mayores, en muchos casos dependientes, los cuales una vez llegan a ser conscientes de la situación, se sienten engañados por aquéllas personas en las que habían depositado su confianza.

Tras acabar con las investigaciones, los agentes de la Brigada de Policía Judicial procedieron a la detención del matrimonio, nacidos en Nicaragua, con domicilio en Arróniz.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.