Detenidas 3 personas por agredir y robar a un hombre que se encontraba frente a un local de ocio de Pamplona

La agresividad de uno de ellos hizo que servicios médicos tuvieran que trasladarse a dependencias policiales

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha detenido a tres individuos por su presunta participación en una paliza y posterior robo a un hombre que se encontraba en la salida de un local de ocio en la calle Aralar de Pamplona.

Según han informado desde el cuerpo policial, los hechos se produjeron en el momento en el que cerraba el local. En la puerta del mismo se encontraba un individuo solo, lo que fue aprovechado por los tres detenidos, que salían del local, para, de manera sorpresiva, iniciar un ataque con gritos, amenazas y posteriormente con puñetazos y patadas.

A pesar de que la víctima se encontraba «totalmente indefensa», los tres individuos, de manera conjunta, siguieron pegando en el suelo a la víctima, a quien robaron el móvil y 100 euros que llevaba.

Requeridos por la seguridad de la discoteca, acudieron miembros del Grupo de Atención al Ciudadano de Policía Nacional, que encontraron a la víctima tendida en el suelo y a uno de los presuntos autores de estos hechos. Una de las dotaciones procedió a buscar a los otros dos presuntos autores, que fueron localizados en una calle cercana.

Como es preceptivo, se realizó un cacheo de seguridad a ambos, encontrando el teléfono y los 100 euros de la víctima. Una vez trasladadas estas dos personas a la puerta del local, se recabaron datos, manifestando el testigo principal y portero del local que estos individuos «habían dado muchos problemas» dentro del mismo, y que habían sido requeridos para que abandonaran el local, puesto que «se encontraban en una actitud violenta y desafiante».

El propio portero colaboró con los policías para reducir a los tres individuos, que se resistieron con agresividad a la detención. Uno de ellos, en su traslado a dependencias policiales, golpeó con su cabeza y piernas la mampara de seguridad del vehículo policial, sin dejar de proferir amenazas. No cejó en su conducta en los calabozos policiales, por lo que, por su seguridad y la de los funcionarios, se tuvo que requerir a los servicios médicos para que lo atendieran.

Fue trasladado al Hospital Universitario de Navarra, donde quedó en observación, bajo los síntomas de una importante intoxicación etílica. Por todos estos hechos se les acusa a los tres presuntos autores de un delito de robo con violencia, lesiones, atentado y desobediencia a agentes de la autoridad, y amenazas.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.