Derivarán los partos del Hospital García Orcoyen de Estella al CHN de Pamplona

Publicidad

A pesar de que no hay mucha información al respecto, porque existen pocos casos documentados, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Neonatología (SENEO), y Sociedades de Enfermería Neonatal y de Matronas, bajo la coordinación de la Dirección General de Salud Pública, han difundido unas recomendaciones para prevenir la enfermedad por el COVID-19 en la mujer embarazada, “colectivo que, al parecer, no es más susceptibles de infectarse por coronavirus”

Desde este viernes los partos del Hospital García Orcoyen de Estella-Lizarra, así como las urgencias ginecológicas, se van a atender, en el Complejo Hospitalario de Navarra para ofrecer una atención de más calidad a las mujeres embarazadas.

Desde la Gerencia de Atención Primaria se ha enviado a los centros de salud de Navarra las medidas generales en la atención pediátrica sobre los exámenes de salud (revisiones), vacunaciones y atención domiciliaria de los recién nacidos, que, salvo algunos cambios, se mantienen como se venían haciendo. El objetivo de estas medidas es evitar el riesgo de exposición al virus en los recién nacidos. También se continúa ofreciendo los cuidados y el apoyo a la embarazada en las consultas de obstetricia por parte del ginecólogo y la matrona.

 Con respecto a los exámenes de salud al recién nacido, después de revisar los documentos al respecto de la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria, lo que se está haciendo en otras comunidades autónomas y las directrices del Instituto de Salud Pública de Navarra, se recomienda mantener las revisiones, tal y como se vienen haciendo, hasta los 15 meses. En función de los cambios que se están produciendo, hay centros de salud que los pediatras atienden principalmente la demanda, y los exámenes de salud los están realizando el personal de enfermería, siempre consultando con el o la pediatra en los casos en que fuera necesario. Y en cuanto a la administración de las vacunas en todos los pacientes, se seguirá con el calendario vigente hasta los 15 meses.

En aquellos centros en los que se hayan establecido dos circuitos diferenciados de atención, estas revisiones se harán en las consultas no destinadas a patología respiratoria. 

Respecto a la visita domiciliaria al recién nacido, se hará una primera valoración telefónica como se viene haciendo. Posteriormente, se puede tomar la decisión que se considere más adecuada: visita domiciliaria, seguimiento telefónico, cita programada en el centro de salud sólo en los casos necesarios, o cita para revisión de los 15 días.  

Atención al embarazo, parto y puerperio

A pesar de que no hay mucha información al respecto, porque existen pocos casos documentados, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Neonatología (SENEO), y Sociedades de Enfermería Neonatal y de Matronas, bajo la coordinación de la Dirección General de Salud Pública, han difundido unas recomendaciones para prevenir la enfermedad por el COVID-19 en la mujer embarazada, “colectivo que, al parecer, no es más susceptibles de infectarse por coronavirus”.

Por lo tanto, según estas sociedades científicas, las medidas preventivas y recomendaciones deben ser similares a las establecidas para la población general:

 Durante el embarazo y el puerperio:

  • Lavado frecuente de manos.
  • Al toser o estornudar cubrirse la nariz y la boca con el codo flexionado.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca ya que las manos facilitan la trasmisión.
  • Usar pañuelos desechables para eliminar secreciones respiratorias y tirarlo tras su uso.
  • Evitar aglomeraciones y transporte público.
  • Limitar las relaciones sociales.
  • Limitar los viajes a los estrictamente necesarios.
  • Limitar las visitas en hospital y casa durante la epidemia.

En caso de sintomatología, autoaislarse en el domicilio y ponerse en contacto con los servicios sanitarios, según las recomendaciones vigentes en cada comunidad.

Tras el parto, si no hay contraindicación clínica, se facilita el contacto piel con piel, de forma segura para el bebé.

Y respecto a la lactancia, si bien no existen datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento, en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2, es importante insistir en que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2. Por ello, y ante la evidencia actual, se recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del recién nacido y su madre así lo permitan.

En resumen, durante el embarazo, parto y puerperio los cuidados se siguen manteniendo, ofreciendo apoyo a la embarazada en las consultas de obstetricia por parte del ginecólogo y la matrona. Se sigue realizando el seguimiento de las mujeres tras el alta hospitalaria desde las consultas de matrona. Además, en los casos de especial dificultad con la lactancia, tanto desde los CASSYR como desde la Unidad de Lactancia, si fuera necesario, se ofrece apoyo telefónico y presencial. El Complejo Hospitalario de Navarra y el Hospital Reina Sofía de Tudela continúan atendiendo los partos en sus centros, y el Hospital García Orcoyen de Estella/Lizarra ha decidido, a partir de hoy, que los partos y las urgencias ginecológicas se atiendan en el Complejo Hospitalario de Navarra.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.