Denuncia ante el Defensor del Pueblo por las obras de dos pozos para extraer agua del Ega

Organizaciones ecologistas aseguran que se trata de “un proyecto plagado de irregularidades, y que aun se encuentra en varios pasos de su tramitación administrativa y judicial, por lo que las obras que se realizan lo hacen en una inseguridad total”

La Asociación Salvemos el Ega – Ega Bizirik, con la ayuda y colaboración de la Fundación Sustrai Erakuntza ha presentado una denuncia ante el Defensor del Pueblo por las obras de pozos de agua en el conjunto Acuífero de Lóquiz y Río Ega.

Recuerdan que en la actualidad la Mancomunidad de Montejurra está llevando a cabo las obras para construir dos nuevos pozos en Mendaza y aumentar así la extracción de agua, abasteciendo a una mayor zona geográfica. Critican que “de llevarse adelante este proyecto se duplicaría la extracción de agua en el acuífero-río Ega, por lo que los impactos que ya se sufren aumentarían de manera extraordinaria y se ocasionarían graves daños medioambientales y económicos”.

Pero, además de los problemas ambientales y sociales citados, consideran que “toda la tramitación de este proyecto se está realizando con un absoluto oscurantismo, encontrándose plagado de irregularidades”. “Así por ejemplo, no ha sido hasta el pasado mes de marzo cuando la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha dado curso al expediente que pretende legalizar todas las extracciones de agua que actualmente se realizan, y en el futuro se realizarán. O lo que es lo mismo, después de más de 30 años de iniciarse las extracciones de agua, la Mancomunidad de Montejurra aún no cuenta con los permisos necesarios para hacerlas”, critican.

Además, insisten en que “las obras para la apertura de los nuevos pozos se están realizando en una completa vulneración de la legalidad. Dichos pozos son los previstos en el “Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS) Abastecimiento a Viana y a la Ribera de la Mancomunidad de Montejurra”. Pero dicho PSIS fue aprobado con la condición de “que previa a la ejecución de las obras se deberá contar con la autorización de los organismos de cuenca correspondientes (en este caso la CHE) y proceder conforme a las indicaciones que se establezcan en las mismas”. Y sin embargo, estas obras no cuentan con la autorización de la CHE, a la que ni siquiera tenemos constancia de que haya sido informada de la apertura de estos pozos”.

Así mismo, estas organizaciones ecologistas también creen que se ha incumplido el artículo 47 de la Ley Foral 35/2002, de Ordenación del Territorio y Urbanismo. “Dicha disposición regula los casos en los que se pueden iniciar las obras de un PSIS sin la necesidad de licencia o autorización de los entes locales. Para ser efectiva dicha exención, el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra tiene que haber dado “audiencia previa a las entidades locales afectadas” (apartado 4 de dicho articulo), y posteriormente haber comunicado “el cumplimiento de todos estos requisitos a las entidades locales afectadas” (apartado 5). Ninguno de esos dos requisitos se han dado en el caso actual, dado que Medio Ambiente no se ha puesto en contacto con el Concejo de Mendaza. Tampoco ha comunicado en ningún momento la Mancomunidad de Montejurra al concejo la realización de estas obras en sus terrenos, tal y como requiere el acuerdo de integración de este ente local en la Mancomunidad, del año 1984”, insisten.

Finalmente, añaden que “el PSIS está recurrido por los Ayuntamientos de Ancín y Murieta, junto con la Fundación Sustrai Erakuntza, ante el Tribunal Supremo en Madrid. Pende, por tanto una sentencia definitiva que podría cambiar completamente las posibilidades de extraer agua de esta zona”.

Creen por todo ello que “el Defensor del Pueblo debería analizar la remisión de estos hechos a la Cámara de Comptos, debido a que las obras se hicieron sin los preceptivos permisos y concesión de agua de la CHE. Así mismo, podrían existir otro tipo de responsabilidades, debido al hecho que durante todos estos años han mantenido la situación de ilegalidad a sabiendas…”

Piden finalmente un estudio hidrológico actualizado de los recursos Acuífero de Lóquiz – Río Ega. “Algo que incluso el propio Gobierno de Navarra demanda, dado que su Acuerdo Programático indica que solicitará la elaboración de un estudio de los recursos hidrológicos de la zona. Sin embargo, la construcción de los nuevos pozos se ha iniciado sin haberse realizado dicho estudio”, finalizan y consideran igualmente “necesario que se establezca el caudal ecológico necesario para el Río Ega, sus afluentes y manantiales, dado que se encuentra designado como zona LIC (Lugar de Importancia Comunitaria)”.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.