Convocan tres días de huelga en la planta de General Mills de San Adrián

Foto: imagen de la rueda de prensa de este jueves

Critica «la actitud de la empresa en el incumplimiento del convenio colectivo» por «negarse a aplicar la revisión salarial»

Las secciones de ELA, USO y LAB en General Mills de San Adrián, que representan el 67 por ciento del comité de empresa, han convocado tres días de huelga, 15, 16 y 17 de marzo, ante «la actitud de la empresa en el incumplimiento del convenio colectivo».

Según han indicado en un comunicado, «no podemos ni vamos a aceptar una cacicada de este calibre contra las condiciones laborales de esta plantilla». «El motivo es que la empresa se niega a aplicar la revisión salarial sobre IPC + 0,5% con carácter retroactivo a 1 de enero de 2021», han señalado, para agregar que «la cifra pendiente supone un 5,2% del salario anual, la diferencia entre lo aplicado inicialmente 1,8% y el incremento definitivo 7% (6,5% + 0,5%)».

Los sindicatos han comentado que «esa cantidad negada supone más de 1.000 euros brutos a cualquier trabajador o trabajadora de la planta, más el efecto acumulativo que tiene para los salarios de los años posteriores y la devaluación que supone frente al encarecimiento actual de todo tipo de productos».

«Si tenemos en cuenta que el salario de convenio está entre los 18.400 y los 19.400 euros brutos anuales para el grueso de la plantilla, estamos hablando de mucho dinero para las personas afectadas», han afirmado, para añadir que «esta actuación radical por parte de la empresa nos ha hecho tomar una respuesta de acción directa». «Los acuerdos están para cumplirlos», han sentenciado.

Han expuesto que «la empresa no tiene problemas de liquidez puesto que así se le ha preguntado a la dirección, negando ésta tal circunstancia». «Sabemos que la razón única es que la empresa no quiere pagarlo y ahorrarse ese dinero para otros fines», han criticado.

Los tres sindicatos han comentado que «el anuncio por parte de la dirección de un posible ERTE no viene sino a agravar la situación salarial en la que se encuentra la plantilla de cara a afrontar una posible pérdida salarial mayor, combinada con unas prestaciones por desempleo inferiores a las que debieran corresponder en caso de haberse actualizado los salarios con el IPC».

A su juicio, «no es de recibo que tan solo seis meses después de la firma, la empresa citase al comité para proponer una ‘renegociación’ de la cláusula de revisión salarial firmada en el convenio, una vez se adivinaba un cierre de IPC elevado a final de año».

«Desde aquel mismo momento la negativa por parte del comité fue clara, ya que la finalidad de dicha cláusula buscaba precisamente preservar el poder adquisitivo de los salarios en caso de encarecimiento de los bienes y productos de consumo», han comentado los sindicatos mayoritarios en el comité, que han criticado que «la empresa siguió citándole a nuevas reuniones haciendo diferentes propuestas, recibiendo en todo momento la misma negativa».

Según han defendido, «no somos manos que trabajan sino personas que con nuestro esfuerzo hemos contribuido al crecimiento y logro de grandes beneficios de esta empresa». «Hemos sido pacientes con la empresa creyendo que podrían entrar en razón y cumplir con lo acordado, pero las últimas palabras de la dirección, ‘no voy a pagar’, dichas en la reunión del pasado día 3, nos han obligado a tomar esta medida».

ELA, USO y LAB han hecho un llamamiento a la plantilla a secundar los tres días de huelga en defensa de los salarios.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.