Chivite subraya la importancia para la industria de la Ribera de la nueva planta de hidrógeno verde en Tudela

PAMPLONA, 3 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha clausurado este mediodía una jornada en la que se ha presentado el proyecto ‘GreenH2CATudela’, que contempla la construcción de una planta de hidrógeno verde en las instalaciones de la Ciudad Agroalimentaria de Tudela (CAT) para abastecer de energía a sus empresas y al conjunto de industrias de la Ribera.

En el acto, que ha reunido a cerca de un centenar de empresas, Chivite ha subrayado la importancia del desarrollo de este proyecto para la industria de la Ribera, que también «contribuye a la cohesión territorial. Porque el desarrollo de Navarra debe serlo desde una concepción de desarrollo territorial de comunidad».

Durante su intervención, Chivite ha destacado la «especial importancia» de este proyecto, que hace frente a «dos retos urgentes» relacionados con la energía: la descarbonización y el poder disponer de energía a un «precio asumible». «Para una comunidad como la nuestra, en la que la industria tiene un peso muy importante, el hidrógeno verde puede ser una alternativa sostenible», ha resaltado, según recoge en un comunicado el Gobierno foral.

En este sentido, ha destacado que la Comunidad foral tiene «una trayectoria conocida y reconocida por su trabajo en el ámbito de las energías renovables» y una Agenda para el Hidrógeno Verde que tiene por objetivo «posicionar a la región como nuevo vector energético del futuro y motor económico para Navarra trabajando sobre la base de la colaboración público-privada». «Este PERTE es un ejemplo de cómo ese modelo de colaboración debe ser un camino de trabajo para la prosperidad», ha dicho Chivite.

También se ha dirigido a las empresas navarras que han asistido al acto, remarcando que están «no solo convencidas y comprometidas, sino apostando fuerte, invirtiendo, y a la vanguardia en proyectos energéticos y sostenibles».

En la sesión, que ha tenido lugar en el Auditorio del Centro de Negocios de la CAT, han participado el presidente de la CAT y vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José Mª Aierdi, y el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo. Asimismo, ha asistido el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti.

En su intervención, Aierdi ha destacado la «iniciativa y el impulso inicial del sector público» a este proyecto. «Los poderes públicos debemos arriesgar y adoptar iniciativas innovadoras para avanzar hacia objetivos tan ambiciosos como la soberanía energética, la transformación de nuestro modelo productivo, o la descarbonización de nuestra economía», ha dicho.

Asimismo, ha agradecido la labor de los equipos técnicos de la CAT y del AIN, quienes «han creído en esta apuesta desde el principio y han conseguido armar un proyecto solvente y de iniciativa pública, que ha despertado grandes expectativas en el ámbito empresarial».

Por su parte, el consejero Irujo ha declarado que «Navarra está dando los pasos para promover una economía verde e impulsar la industria del hidrógeno siguiendo la Hoja de Ruta marcada en la Agenda del Hidrógeno Verde, que impulsamos conjuntamente con el sector privado y aprobamos en 2021. En este breve espacio de tiempo Navarra cuenta con proyectos que cubren toda la cadena de valor del hidrógeno: generación, consumo y manufactura, con el objetivo de alcanzar la sustitución del 5% del consumo de gas natural industrial por hidrógeno verde».

En este sentido, ha destacado que el Gobierno de Navarra «dispone de una política fiscal e instrumentos de ayuda para incentivar la transición ecológica de la industria y el auge de nuevos sectores y nuevas cadenas de valor de economía verde».

LA PLANTA SUMINISTRARÁ ENERGÍA A EMPRESAS DE LA CAT Y LA RIBERA

La CAT presentó al PERTE de energías renovables el proyecto, cifrado en más de 8 millones de euros de inversión, repartidos entre los fondos que inyecta la propia entidad (unos 3 millones), la aportación que ha comprometido el sector privado y los 2,8 millones procedentes de los fondos Next Generation.

Esta inversión plantea construir una planta de hidrógeno verde con una potencia de electrólisis inicial de 3,2 MW en una primera fase piloto, ampliable posteriormente a 10 MW, que está llamada a suministrar energía a las empresas de la CAT en un 70%, pero también al conjunto de industrias de la Ribera del Ebro con el 30% restante.

El hidrógeno verde se utilizará como fuente de suministro energético especialmente en cadenas de frío – calor en la industria agroalimentaria, pero también en otras plantas industriales.

El parque agroalimentario de Tudela, de la mano y con la asistencia de la Asociación para la Industria Navarra (AIN) y el CENER, inició hace ya dos años los estudios preliminares para el desarrollo de un ecosistema sobre tecnología de producción de H2 en Navarra y la posible construcción de una planta de hidrógeno verde, en colaboración con varias empresas especializadas del sector, que supusiera «un salto cualitativo» en los servicios de suministro y distribución de energía sostenible que caracteriza a la CAT. Se prevé que la planta esté en funcionamiento en el plazo de tres años.

AGENDA NAVARRA DEL HIDRÓGENO VERDE

La Agenda Navarra del Hidrógeno Verde, impulsada por el departamento de Desarrollo Económico y Empresarial, se presentó hace más de dos años como el marco para implantar esta tecnología en la Comunidad foral, y posicionar a Navarra como nuevo vector energético de futuro.

Para ello, se marca como principal objetivo en el marco de la Agenda del Hidrógeno Verde la instalación de 150MW de producción de hidrógeno verde para 2030 en Navarra, y la apuesta por que esta fuente de energía sustituyera un 5% del consumo industrial de gas para esa misma fecha.

El hidrógeno verde «podría ser el combustible sostenible capaz de sustituir a los combustibles fósiles en aquellos sectores difíciles de descarbonizar», ha resaltado el Ejecutivo foral.

El hidrógeno es el elemento químico más abundante del planeta. Es un elemento ligero, fácilmente almacenable, denso en energía. Existen varios modos de generación de hidrógeno para energía: el gris, obtenido de combustibles fósiles; el azul, procedente de combustibles, aunque se capture y almacene el CO2 emitido; y, finalmente, el llamado verde, producido de fuentes renovables, fotovoltaicas o aerogeneradores, y no produce emisiones contaminantes.

El principal método de generación de hidrógeno verde es a través de la extracción del átomo de hidrógeno presente en toda molécula de agua. Suele hacerse con la electrólisis de agua, o sea, la descomposición de las moléculas de oxígeno y la de hidrógeno por medio de una corriente eléctrica.

De manera simple, puede decirse que se conecta corriente eléctrica procedente de una placa solar o un molino de viento. Los electrodos descomponen el agua de la que se extrae el hidrógeno que puede almacenarse en baterías con un manejo más sencillo que las de litio. «A futuro, su uso puede ser clave en sectores que ahora presentan gran dificultad para descarbonizar como la industria química y petroquímica, la siderurgia o el transporte pesado por carretera o mar o la aviación», ha remarcado el Gobierno de Navarra.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.