Chivite clausura los actos de conmemoración del 50º aniversario de la residencia El Vergel, donde residen 153 personas

PAMPLONA, 15 (EUROPA PRESS)

La presidenta de Navarra, María Chivite, ha clausurado este miércoles los actos de celebración del 50º aniversario que se han llevado a cabo en la residencia El Vergel, en la que actualmente residen 153 personas.

Según han informado desde el Ejecutivo en una nota, el centro del Gobierno de Navarra cuenta con un total de 163 plazas, de las que 58 (el 37,9%) están reservadas para personas mayores no dependientes, y el resto, para dependientes de distinto grado.

La plantilla de la residencia está constituida por 223 profesionales, con los que se ofrecen los siguientes servicios: terapia ocupacional, fisioterapia, psicólogo, trabajadora social, sala de reminiscencia y sala de estimulación sensorial, equipo de enfermería propio y médico 24 horas, cocina y servicio de lavandería propios, servicio de mantenimiento y un consejo de participación.

Además, El Vergel dispone de un centro de día, creado en 1995, para personas mayores de 65 años con distintos grados de dependencia. En él se ofrece atención diurna a necesidades básicas terapéuticas de rehabilitación y socioculturales.

En la clausura del 50º aniversario, la presidenta ha resaltado que, «con El Vergel a la cabeza, las residencias de Navarra colocan a la persona en el centro». «El nuevo modelo residencial, que sirve de hoja de ruta para la evolución de los centros residenciales de toda España, se adapta a sus necesidades y tiene en cuenta sus capacidades y planes de vida», ha indicado.

Además, ha destacado que esta y otras residencias están empezando ya a poner en marcha iniciativas de innovación social como el programa ‘Vivir mejor en casa’, que presta apoyo a las personas y sus cuidadoras «para darles mejor atención en su propio domicilio y mejorar su calidad de vida», y ha añadido «esta Navarra es una comunidad cada vez más envejecida».

«En medio siglo se ha duplicado la población mayor de 65 años respecto al total de navarras y navarros. Este reto demográfico no está exento de dificultades, pero también conlleva oportunidades que debemos aprovechar», ha indicado.

Por su parte, la consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, ha señalado que «ser mayor es sinónimo de vida, de experiencia y también de oportunidad». «Porque el hecho de llegar hasta aquí ya es un logro por sí solo, y hacerlo con la oportunidad de seguir desarrollándoos como personas y de explorar nuevos ámbitos, una suerte que muchos desearíamos tener», ha señalado.

En este sentido, ha mostrado su agradecimiento «a todas las personas, las que están aquí y las que ya no, que han hecho posible que El Vergel cumpla 50 años y lo haga de esta forma tan bonita».

En el acto también han participado el presidente del Parlamento, Unai Hualde; la consejera de Salud, Santos Induráin; el defensor del Pueblo, Patxi Vera; la teniente de alcalde de Pamplona María Echávarri, la directora gerente de la Agencia Navarra de Desarrollo y Autonomía de las Personas, Inés Francés; y parlamentarios y forales que integran la Comisión de Derechos Sociales de la Cámara.

Además de las intervenciones institucionales, se han dirigido a las personas presentes Alberto Sola, médico de El Vergel, y Amparo Hernández y Pacho Guerrero, dos residentes que han relatado sus experiencias y anécdotas. Posteriormente, los asistentes han disfrutado de la actuación de Chuchín Ibáñez.

HISTORIA DEL CENTRO

El Vergel fue creado en el año 1972 por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social con el nombre de Residencia de Pensionistas de la Seguridad Social de Pamplona. El solar y sus instalaciones fueron adquiridas a los Hermanos Maristas, que las habían construido como residencia de seminaristas y estudiantes.

En 1973, el centro fue inaugurado y el 8 de marzo de ese mismo año ingresó el primer usuario. La residencia contaba entonces con una capacidad para 80 personas atendidas por una plantilla que no alcanzaba las 40. En sus inicios, únicamente acogía a personas no dependientes procedentes de toda España y pensionistas de la Seguridad Social.

Ante el elevado número de solicitudes de ingreso, se acometió la construcción de un segundo pabellón, adosado al primero. Esta construcción se inició en el año 1974 y la residencia alcanzó una capacidad de 225 plazas. En 1991, la residencia pasó a depender del Gobierno de Navarra y cambió su denominación a ‘El Vergel’ por el término municipal en el que está ubicada.

Con el fin de posibilitar la estancia en habitaciones individuales, la capacidad del centro se redujo hasta las 165 plazas atendidas por una plantilla de 70 profesionales. Años más tarde, en 1996, se realizaron nuevas obras de remodelación que permitieron crear una unidad destinada a la atención de 28 personas.

Desde 2003, alberga a personas en situación de dependencia, algo para lo que se tuvo que efectuar una nueva remodelación del centro. En 2021, las inundaciones de diciembre obligaron a evacuar a 151 personas residentes y a reubicarlas en los centros de Amavir Valle de Egüés y Amavir Argaray hasta el 31 de marzo de 2022, fecha en la que volvieron a El Vergel.

Hoy en día, la residencia El Vergel es un centro gerontológico «abierto, de desarrollo personal y atención sociosanitaria interprofesional», que ofrece «atención integral a las necesidades básicas, terapéutica, de rehabilitación y socioculturales, y que ha implantado en su filosofía de cuidados el nuevo modelo de atención integral y centrada en la persona, para ofrecer la mejor atención a las personas mayores con algún grado de dependencia o sin ella que conviven de manera permanente».

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.