CCOO dice que Navarra es un territorio «perfecto» para ensayar la implantación de la jornada laboral de cuatro días

Según el sindicato, es una de las CCAA con actitud «más favorable» a la reducción de jornada, pues un 7,9% «expresa ese deseo»

PAMPLONA, 21 (EUROPA PRESS)

El secretario general de CCOO de Navarra, Chechu Rodríguez, y el secretario de Políticas Sociales y Públicas de CCOO de Navarra, Joseba Eceolaza, han presentado este martes el primer estudio realizado en Navarra sobre la jornada laboral de cuatro días, que recoge que la Comunidad foral es un «territorio perfecto» para ensayar la implantación de la jornada laboral de cuatro días.

«Creemos que es un buen momento y un buen espacio para que podamos dar pasos para ensayar, en algunos ámbitos y en algunas empresas, las jornadas de cuatro días», ha explicado Eceolaza, redactor del informe titulado ‘Análisis y estudio de la promoción de estímulos económicos para las empresas que establezcan medidas de reducción del tiempo de trabajo, limitaciones de jornada, reducción de horas extras, etc’.

Para CCOO, Navarra «es un territorio perfecto para ensayar la reducción de jornada a cuatro días a la semana sin perder salario» por varios motivos. En primer lugar, porque «tiene un ámbito industrial fuerte», y «parece» que este ámbito sería «el más sencillo» para su aplicación. «Navarra tiene un sector industrial fuerte y consolidado que haría más o menos fácil establecer estas jornadas», ha indicado.

Eceolaza también ha destacado que la nueva legislación laboral facilita la estabilidad de las plantillas y la adopción de medidas tendentes a la reorganización de la jornada, y ha apuntado que «nuestra economía no es tan estacional como lo es en otras comunidades donde el turismo tiene tanta relevancia».

A su juicio, lo adecuado sería «empezar por valorar con la CEN en el marco del Diálogo Social qué ámbitos, qué nichos empresariales son los que más fácil se podría implementar este tipo de medidas». Esto habría que «complementarlo con una comisión específica en el Parlamento de Navarra con expertos y sindicatos», y poniendo en marcha «subvenciones y ayudas a las empresas», de forma que las compañías «se presenten voluntarias para reducir esas jornadas de cuatro días, que es el modelo de la Comunidad Valenciana, que ya está en marcha».

Eceolaza, que ha afirmado que la reducción de jornada laboral a cuatro días semanales sin pérdida de salario «puede suponer y supone un cambio cultural de calado», ha añadido que «trabajar más horas no quiere decir trabajar mejor ni ser más eficaces en el trabajo». «Llevamos con la misma jornada laboral desde 1919, nosotros creemos que tenemos las capacidades tecnológicas y productivas para dar un paso más en la organización de la jornada laboral a cuatro días por semana», ha manifestado.

Así, ha asegurado que «hay muchísimas cuestiones positivas que recomiendan dar pasos en ese sentido», como el hecho de que «hay mayor productividad, se mejora la salud laboral, se mejora el absentismo laboral, se generan organizaciones mucho más eficientes y se mejora también la calidad de vida de los trabajadores».

De las principales conclusiones del informe, Eceolaza ha destacado el «cambio de tendencia en la mentalidad y reivindicaciones de la clase trabajadora». «Hemos analizado 30 convenios colectivos cómo gestionaban las horas extra, y si algo hemos percibido es que en el pasado se compensaban casi siempre con dinero. Ahora, la gran mayoría de convenios prohíben las horas extra, pero aquellos convenios que las permiten las compensan con tiempo de descanso, no con dinero», ha indicado.

De esta forma, ha considerado que «hay un cambio de mentalidad clarísimo» ya que «no se trata tanto de cobrar al máximo las compensaciones sino de tener más días libres». «Eso supone un cambio sustancial en la mentalidad y prioridades de la clase trabajadora en Navarra y se valoran cada vez más cuestiones intangibles pero determinantes», ha dicho.

Concretamente, el informe refleja que un total de 23.000 navarros, el 7,9% de la población ocupada de la Comunidad foral, «estarían dispuestos a rebajarse la jornada a pesar de cobrar menos», si bien esta opción no es la que defiende CCOO, que apuesta por mantener los salarios. «Somos la tercera comunidad con más gente que ha mostrado una actitud favorable a reducirse la jornada», ha incidido, tras añadir que hay una «adhesión clarísima» entre las mujeres, especialmente aquellas que «ya no tienen que cuidar a personas dependientes» -hijos o padres-. «Las mujeres de 45 a 54 años son las más favorables a reducirse la jornada», ha manifestado.

Por su parte, Rodríguez ha subrayado que «los trabajadores dan cada vez más importancia a elementos intangibles pero determinantes», como «ambientes conciliadores, horarios razonables, facilidades para permisos, etc.».

«Desde la normalización de la jornada laboral de 8 horas hasta la consolidación de permisos y reducciones de jornada por cuidado de hijos ha existido un interés sobre la mejor forma de organizar la estructura del tiempo para lograr un equilibrio que permita mantener una calidad de vida digna», ha señalado, para a continuación apuntar que «según datos de la OCDE, Suecia y Dinamarca tienen las jornadas laborales más reducidas de los países industrializados y a la vez altos niveles de productividad».

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.