Buruxka: una iniciativa que pretende recuperar la práctica del espigamiento

Publicidad

La iniciativa pretende transferir el modelo de éxito de la Fundació Espigoladors a Navarra

Sartaguda, 24 de julio de 2020

Esta mañana se ha presentado el proyecto Buruxka, una iniciativa que pretende recuperar la práctica del espigamiento o “respigamiento”, para lo que se transferirá la experiencia de éxito de Espigoladors, creando un modelo propio de Navarra.

En la Jornada, celebrada en la finca experimental de INTIA en Sartaguda, han tomado parte representantes del Consorcio del proyecto formado por el Ayuntamiento del Valle de Yerri, del Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias – INTIA y la Universidad Pública de Navarra, a través del Instituto IS-FOOD, así como de la Fundació Espigoladors.

Han asistido, además, representantes de las entidades colaboradoras como el SAT La Torre Verde y Gumendi, y de los servicios sociales de base de las mancomunidades de servicios sociales de Iranzu, además de otras entidades y personas interesadas. El Banco de Alimentos de Navarra será asimismo entidad colaboradora del proyecto.

Este proyecto está cofinanciado con 128.458,43€ por la convocatoria 2019 de las Ayudas a la submedida 16.2 de apoyo para los proyectos piloto y para el desarrollo de nuevos productos, prácticas, procesos y tecnologías del Plan de Desarrollo Rural – PDR de Navarra 2014-2020, a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: “Europa invierte en zonas rurales”.

La iniciativa tiene como objetivo general contribuir a reducir el impacto social y ambiental derivado de las pérdidas y de alimentos en el ámbito agrario y contribuir a la sensibilización sobre el desperdicio. De esta manera, se espera conocer la realidad actual de las pérdidas de alimentos en el sector hortofrutícola de Tierra Estella. Por otra parte, se impulsará la creación de una red de entidades para la recuperación de alimentos, que pondrá en contacto a entidades donantes con las entidades sociales receptoras. Además, se formará a agentes sociales, a través de los espigamientos en las producciones y fincas adheridas a la iniciativa y de otras acciones educativas. Por último, se prevé la promoción de una empresa de economía social para alargar la vida útil de los alimentos, que permita, a medio plazo, hacer sostenible el modelo.

El Ayuntamiento del Valle de Yerri, como coordinador y líder de la iniciativa, con el 72% del presupuesto, se encargará de la dirección técnica del proyecto, así como de la coordinación del Consorcio y de la red de entidades. Además, dinamizará a los agentes sociales, a través de la organización de los espigamientos. Pondrá a disposición un centro de almacenamiento que habilitará con fondos propios. INTIA, por su parte, con el 12% del presupuesto, será la encargada de la comunicación y aportará su conocimiento, ejerciendo de enlace con el sector agrícola. Participará en la iniciativa con la finca experimental de Sartaguda. La UPNA, con el 16% del presupuesto total, será parte activa en la elaboración del diagnóstico y evaluará las posibilidades de transformación de los alimentos recogidos en los espigamientos. Elaborará, asimismo, un Plan de empresa, que analice las oportunidades de hacer viable la empresa de transformación para alargar la vida útil de los alimentos.

El proyecto piloto que hoy se ha presentado se realizará en el ámbito de Tierra Estella y finalizará en diciembre de 2021.

Innovación para la transformación social

El enfoque del proyecto es innovador en Navarra en varios aspectos y está alineado con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los principios de la economía circular.

Por una parte, propone nuevos modelos de sensibilización social que fomentan la corresponsabilidad, convirtiendo a las personas participantes en agentes de transformación social. Además, apoyará a personas en situación de dificultad y fomentará la colaboración, articulando una red de entidades con un objetivo común.

Por otro lado, permitirá establecer un diálogo entre los ámbitos rural y urbano, tan necesario en el contexto de la despoblación, que permita apreciar el valor de los alimentos y fomentar la alimentación saludable, local y de calidad.

Por último, incidirá en las pérdidas y desperdicio de alimentos, cuestión clave recogida en las principales agendas que marcan la política mundial y europea, como son el Plan de acción para una Economía circular en Europa o la Estrategia “De la Granja a la Mesa”. La meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, propone reducir a la mitad el desperdicio per cápita de alimentos para 2030, así como reducir las pérdidas de alimentos a lo largo de las cadenas de producción y suministro.

>

1 Comment on Buruxka: una iniciativa que pretende recuperar la práctica del espigamiento

  1. De la granja a la mesa,sí, pero generalmente pasando por su cocinado. Si se pretende fomentar la alimentación saludable, local y de calidad se podría utilizar, como recurso, cocinas solares. En un mercado Plazara! de Estella-Lizarra había algunas en la Plaza de los Fueros.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.